España conquista el Olivo Arena

Bebé y Solano celebrando uno de los goles de España

Era un duelo especial para la selección española de fútbol sala, puesto que se cerraba la fase de de preparación para el Mundial de Lituania en suelo español. La siguiente parada ya será en el país báltico ante el combinado anfitrión. Por tanto, último test ante su público para los de Fede Vidal, y en concreto para los cordobeses Bebé y Solano, que representarán a la provincia en la competición internacional. Así, al igual que el duelo ante la Argentina campeona del mundo, este encuentro frente a Japón serviría para sacar conclusiones de cara a Lituania. Si cruzarse en la pista con el combinado sudamericano sirvió para comprobar que los españoles van camino de alcanzar el alto nivel competitivo que requiere la cita mundialista, el hecho de medirse contra los nipones iba a permitir a la absoluta conocer cómo está la selección japonesa a días de repetir el cruce en la sede lituana de Klaipeda, puesto que es una de las compañeras de viaje de España en la fase de grupos.

En esta ocasión no estuvo presente en el lado rival el blanquiverde Shimizu, que a buen seguro sí que se espera que ponga el sello del Córdoba Patrimonio en la mayor cita competitiva del fútbol sala. Sea como sea, la intensidad estuvo presente en cada acción. Raúl Gómez y Adolfo fueron los primeros en intentarlo. Y lo hicieron en la misma acción. Ortiz, tras un robo y conducción obligó a Higor Pires a emplearse a fondo en su particular mano a mano. Yuki y Takashi también quisieron probar suerte por el bando visitante.

No obstante, si hay destacar a un jugador nipón que supo mantener a raya las acometidas españolas, ese es el guardameta. Sin embargo, ante la estrategia y la buena volea de Chino de poco sirvió su estirada. El cordobés Bebé sacó desde la esquina y el jugador albaceteño empaló para colarla junto al palo izquierdo de Pires. También hubo otra volea espectacular, en esta ocasión de Raúl Gómez, que obligó al Palacio de Deportes Olivo Arena a aplaudir con ganas. 

Ya en el segundo acto, Raúl Campos, Sergio González, Borja Díaz, Chino o Mellado fueron algunos de los que rondaron la portería rival. Eso sí, tuvo que ser desde los 10 metros. Adri la puso en la escuadra derecho de Pires, a falta de tres minutos, y Japón se puso ya a jugar de cinco. No hay duda de que la selección española gozó de claras y numerosas ocasiones durante los 40 minutos, aunque si hay que resaltar algún aspecto mejorable en el juego, ese es la falta de acierto de cara a gol, teniendo en cuenta todo lo que se produce y se genera en ataque, que es mucho y muy bueno. Por tanto, 2-0 ante Japón que sirve de aviso para el Mundial y, con esta victoria, la segunda en Jaén tras el triunfo ante Vietnam, los de Fede Vidal se llevaron el trofeo Andalucía, Región Europea del Deporte 2021.

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2021 - 05:11 h