El fútbol cordobés despide a Juanín, el mejor jugador de su historia

El féretro de Juanín con el nº 8

Tristeza y orgullo se mezclaron hoy en el acto funerario en memoria de Juan García Díaz, “Juanín”, mito del fútbol cordobés que falleció ayer martes a los 72 años abatido por una rápida y cruel enfermedad. El dolor por su irreparable pérdida encontró un palpable consuelo en la sensación de privilegio que todos cuantos le conocieron expresaban en la Parroquia de la Santísima Trinidad, donde se le tributó su último homenaje popular. Compañeros veteranos que compartieron los días de juventud del genio de Nerva, adolescentes que se han forjado en la Escuela de Fútbol que él  fundó en su día junto a su amigo Diego Moreno, dirigentes deportivos del pasado y de la actualidad, personalidades de la ciudad y muchísimos de los incontables amigos que Juanín tuvo a lo largo de su intensa vida fueron testigos del episodio final de una trayectoria de leyenda.

Desde que se conoció la noticia de su fallecimiento, las muestras de condolencia fueron constantes en el mundo del deporte local. Su adiós ha provocado una profunda conmoción en el cordobesismo, que tiene en él a una de sus máximos estandartes tanto por su contribución como futbolista como por su aportación en distintas facetas, desde entrenador a directivo. El destino ha querido que en el breve espacio de unos meses hayan dicho adiós dos de los futbolistas más queridos por la afición, miembros de la alineación prodigiosa que logró el primer ascenso a Primera y titulares indiscutibles en el equipo que protagonizó la edad de oro del Córdoba CF, en la década de los 60. Simonet y Juanín figuran ya para siempre en la memoria del cordobesismo.

Etiquetas
stats