El filial y los números de un imposible que deja de serlo

Los jugadores del Córdoba B celebran un tanto FOTO: LARREA
El Córdoba B encadena cuatro jornadas sin conocer la derrota, así como sin encajar gol, una dinámica que le hace ver cada vez más factible la permanencia

La consecución de la permanencia ya no necesita de milagro. En estos momentos es una opción más que factible y de dicha manera se comienza a ver en el vestuario de un equipo que cree en sus posibilidades. Ese conjunto que hace algo más de un mes se encontraba en una situación crítica, con el conocimiento de que tendría que llevar a cabo una remontada heroica para evitar el descenso a final de temporada. Entonces, el 8 de diciembre del recientemente dejado atrás 2013, la salvación tomaba el aspecto de un imposible para el Córdoba B. El filial era colista y sumaba ocho puntos, un dato cuyos precedentes desde la temporada 2000-01 en el Grupo IV de Segunda B nunca terminaron de buena forma. En ese largo período, ninguna escuadra que ocupara la última plaza con una puntuación menor de diez logró mantener la categoría. Cuatro jornadas después, la oscuridad de aquellos días se torna luminosa esperanza.

El Córdoba B consigue creer cada vez con mayor fuerza en sus opciones de conseguir la permanencia gracias a una reacción que le lleva a ser el mejor equipo del Grupo IV de Segunda B en las citadas últimas cuatro fechas del campeonato. En ellas, el cuadro blanquiverde logró sumar diez puntos de doce posibles, una estadística que sólo logró igualar el Cartagena. Se convirtió en el mejor equipo en ese período gracias que dejó de perder y además también fue capaz de mantener siempre su portería a cero. Por si fuera poco, conoció el triunfo como visitante y obtuvo tres victorias por un empate en Melilla. La entidad de los rivales tampoco importó, pues igual superó al entonces líder Albacete que a un rival directo como es el Almería B. De la suma de todo esto se halla como resultado que el filial mira en la actualidad a la decimoquinta plaza -la que marca el límite de la salvación- desde muy cerca.

A sólo tres puntos se encuentra el Sevilla Atlético y la permanencia; a uno menos está el San Fernando y la promoción. Las diferencias existentes antes de encarar las dos últimas citas del pasado año saltan por los aires debido a una dinámica que también es significativa si se analiza la trayectoria en la presente temporada del Córdoba B. El segundo equipo blanquiverde había sumado en las 17 primeras jornadas de Liga ocho puntos, dos menos que los cosechados en las últimas cuatro. En cuanto al número de goles encajados, los de José Antonio Romero pasan de haber recibido 29 a mantener su portería con un buen cerrojo. En este sentido, el filial sólo pudo dejar su portería a cero, antes de llegar a la actual racha, en dos ocasiones, una con Pepe Puche. No es menos destacable la mejoría que también se ha producido en el aspecto anotador, ya que en las últimas cuatro jornadas marcó sólo siete tantos menos que en las primeras 17.

De esta forma es cómo el conjunto califal olvida la palabra milagro para confiar en sus propias posibilidades, en una remontada cuyo final parece estar lejano. Los números de un imposible que deja de serlo y que resultan más positivos y esperanzadores si se mira a lo sucedido en campañas pasadas. Desde la temporada 2000-01, ningún colista del Grupo IV al paso por la jornada decimoséptima consiguió reaccionar en las cuatro siguientes fechas. La escalada más próxima a la del Córdoba B es la que protagonizó el Linares en el curso 2002-03, cuando sumó ocho puntos y alcanzó la posición que en la actualidad ocupa el filial. Porque en este sentido, sólo los jiennenses y el Don Benito lograron en el mismo período de tiempo abandonar la última plaza de la tabla. Un dato para cerrar con esas buenas sensaciones que ahora mismo tiene el segundo equipo blanquiverde: la salvación sólo estuvo más barata a estas alturas en una ocasión. En el campeonato 2008-09, el San Fernando sumaba 20 puntos, por los 21 del Sevilla Atlético en el presente, y acabó descendido a Tercera. El Talavera, en la 2004-05, se hallaba en idéntica situación que el filial hispalense y tuvo que luchar en la promoción para salvar la categoría.

Etiquetas
stats