La encrucijada del Córdoba… y otros clubes

Piovaccari, en la visita del Yeclano a El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

La polémica está servida definitivamente. El escenario es complejo. Cada vez más, de hecho, dadas las diferentes posturas. ¿Qué va a suceder con la temporada en el fútbol no profesional? La propuesta de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) es dar por finalizados los campeonatos tanto en Segunda B como en Tercera, con la disputa tan sólo de un play off exprés y sin que haya descensos. Una idea ésta que rechazan no pocos clubes de las dos categorías. Otros la consideran desacertada en parte pues reclaman al menos que la opción de ascenso la tenga un número superior de equipos a los cuatro primeros clasificados. Es en este punto en el que se sitúa el Córdoba, así es teóricamente, según un sondeo de la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF). La encuesta refleja, por cierto, una cuando menos curiosa unanimidad a favor del plan del ente presidido por Luis Rubiales.

Como quinto clasificado, el Córdoba entiende que la idea de la RFEF para completar el curso una vez se supere la emergencia sanitaria por Covid-19 le supone un claro perjuicio. Así es aunque por el momento prefiere mantener silencio oficial. No lo hacen tanto otros conjuntos en situación idéntica o parecida como el Lleida, quinto del Grupo III y que el jueves publicó un comunicado en el que exponía su postura. El club catalán llegó a advertir en su escrito de que “se reserva el derecho de ejercer acciones legales para preservar los derechos de la entidad, así como los derechos y libertades de trabajadores y jugadores”. La entidad ilerdense, al igual que la blanquiverde u otras como el San Fernando o el Linense, creen que la propuesta del organismo deportivo “supone un agravio comparativo”.

Así, la encrucijada del Córdoba lo es también para otros muchos clubes. La tónica a lo largo de los últimos días es el desacuerdo en los distintos grupos de Segunda B. O al menos entre los equipos que componen la categoría, así como las territoriales de la RFEF. Sin ir más lejos, la delegación catalana presentó una propuesta a la Federación para que sean los ocho primeros de cada competición los que participen en el play off exprés, que se plantea con eliminatorias a partido único en régimen de concentración. Menos claro fue el resultado en este sentido en la RFAF en lo que corresponde a la división de bronce pues de las diez entidades que militan en el Grupo IV sólo cuatro apoyaron la fase de ascenso con los cuatro primeros clasificados, mientras que otras tres abogaron por ocho representantes y otra por seis.

En una de las dos últimas opciones se posicionó, lógicamente, el Córdoba, que pese a su silencio oficial tiene claro que no está dispuesto a aceptar sin más. Sobre todo por la diferencia mínima de dos puntos que le separa del play off cuando todavía restan por disputarse 30. Al respecto, fue el presidente del San Fernando, Manuel Gómez, quien en cierto modo reflejó el postulado blanquiverde al señalar que había hablado con Adrián Fernández, consejero del club, y éste le había transmitido la desavenencia con la RFEF. Una contrariedad que sí mostraron de manera diáfana los capitanes del cuadro califal a través de un comunicado conjunto con los líderes de los vestuarios de otros seis equipos. Fueron los del Lleida, Rayo Majadahonda, San Fernando, Linense y Murcia, todos con la posibilidad de alcanzar la promoción.

“Queremos manifestar que, con estas medidas que toma la Federación Española de Fútbol no existe imparcialidad para los equipos y por ello rogamos que, en caso de existir play off exprés se tenga en cuenta a los ocho equipos mejores clasificados de cada grupo de Segunda División B, ya que de esta forma vemos un reparto más equitativo para los equipos componentes de esta categoría”, reclamaron los capitanes del Córdoba junto a los de los otros seis clubes mencionados. Pero ésta no es la única postura disconforme mostrada hasta ahora. Son muchas y diversas las ofrecidas por distintas entidades. Por ejemplo, el Logroñés y el Cartagena, líderes de los grupos II y IV, hablaron de la posibilidad de que no haya competición y suban directamente las cuatro escuadras que están en primera posición. El caso es que además de la forma en que se da por terminada la campaña resulta necesaria una reestructuración de los campeonatos, para lo que el ente federativo piensa en una Segunda B compuesta por un centenar de rivales -20 más que ahora-.

Dicho planteamiento tampoco levanta pasiones, por decirlo de alguna forma, entre los distintos clubes de la categoría. Muchos entienden que esta opción perjudica tanto a la división como, claro está, a las entidades que en ella militan. De ahí que algunos hayan apostado por la creación de una nueva competición intermedia entre Segunda A y Segunda B. En esta línea se mueven conjuntos como el Badajoz y la Cultural Leonesa, y eso que ambos ocupan posiciones de play off y en cierto modo se verían favorecidos por el plan de la RFEF. Así, la solución parece difícilmente aceptada por la totalidad de los conjuntos de bronce.

Etiquetas
stats