Ekeng y Bijimine, la garra africana del Córdoba

Patrick Ekeng conduce el balón ante un rival. | MADERO CUBERO
El camerunés gana protagonismo en el equipo de Albert Ferrer, mientras el franco-congoleño es un fijo en el once del filial y jugará el domingo con la selección sub 21 del Congo

Uno es camerunés, el otro natural de Francia con origen de la República Democrática del Congo. Ninguno destaca por sus cualidades técnicas, que tampoco son malas, pero los dos cuentan con un sello propio. Su trabajo consiste en contener al rival y aportar solidez en el centro del campo. Hasta el momento lo realizan de manera notable. Las prestaciones de ambos están claras, pero a éstas añaden la capacidad de sumarse al ataque y buscar portería sin complejos si resulta necesario. Tanto es así que el primero se estrenó como goleador el pasado fin de semana y a punto estuvo de dar el primer triunfo a su equipo. Quizá al comienzo de temporada pocos preveían que pudieran gozar de protagonismo y lo cierto es que a estas alturas del curso se han ganado un hueco en los onces del primer conjunto y del filial respectivamente. Ahora mismo son piezas fijas en los esquemas de Albert Ferrer y José Antonio Romero. Sus nombres son Patrick Ekeng y Jonathan Bijimine y son la garra africana del Córdoba. Los dos aportan músculo en la medular, aunque también cabeza. Los dos empiezan a tener un peso específico dentro de las alineaciones de Primera y Segunda B. Ambos son actores principales en la escena del club estos días.

En el caso de Patrick Ekeng, ocupa el primer plano después de marcar en el Coliseum Alfonso Pérez. Su tanto acercó a la escuadra califal a la victoria, que habría sido la primera en el regreso a la máxima categoría y que finalmente no pudo ser. Además, se convirtió con ese gol en el primer futbolista de Camerún que hace diana con la elástica blanquiverde. Porque el centrocampista nacido en Yaoundé hace 24 años sigue la estela de Heuyot Tobit y Lauren Bisan-Etame, aunque su participación es, al menos hasta el momento, más destacada que la de sus predecesores. Especialmente tras los encuentros ante el Espanyol y en Getafe, en los que realizó su cometido y también ayudó en otras labores al conjunto de Albert Ferrer. Su trayectoria arrancó en el equipo de su localidad natal, el Canon Yaoundé, con el que disputó casi una treintena de partidos y marcó siete goles. Apenas tenía 18 años y esas cifras le sirvieron para dar el salto a Europa. En la 2009-10 recaló en el Le Mans francés, en el que estuvo hasta 2013 con un período de cesión en 2011 al también cuadro galo del Rodez. La pasada campaña firmó el Lausanne suizo, con el que no logró alcanzar el objetivo de la permanencia en la Super League -Primera helvética-. Pero sí recuperó una regularidad perdida y participó en 28 encuentros. Este verano recibió la llamada del Córdoba y con ella la oportunidad de competir en España, que quiere aprovechar. Por el momento lo hace.

El camerunés cuenta también con trayectoria internacional, pues participó con la selección sub 20 de su país en el Mundial de Egipto -jugó tres duelos y marcó un gol- y en el Campeonato Juvenil Africano -disputó cinco choques y anotó tres tantos-, ambos torneos en 2009. Esa experiencia la tiene el encargado de dar consistencia a la línea de medios del filial, Jonathan Bijimine. Nacido en la localidad francesa de Amiens, tiene nacionalidad de la República Democratica del Congo. Con el combinado nacional sub 21 de ese país disputará el próximo domingo un partido con Austria en Viena. Esa convocatoria le coloca también en un primer plano que no deja de merecer por sus actuaciones con el Córdoba B. Llegó al club blanquiverde con la competición ya en marcha y no pudo entrar en el equipo hasta la cuarta jornada, si bien desde entonces es un fijo en el once de Romero. De físico poderoso, no sólo impone orden en el centro del campo, sino que además ayuda a dar caudal ofensivo al segundo equipo califal. Antes de recalar en El Arcángel pasó por el Entente y el Sedan franceses y por el Perugia y el Barletta italianos. De este último conjunto procedía cuando en verano pocos le conocían. Ahora todo el mundo sabe bien lo que puede ofrecer.

Etiquetas
stats