Aún con deberes pendientes

Raúl Agné conversa con Alfonso Serrano en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Es costumbre en El Arcángel. Aunque no son sus despachos los únicos en que aún se mantiene el trabajo en este sentido. Resulta normal que hasta el último momento sean muchos los clubes que aguardan para finalizar la tarea. Más que nada porque existen operaciones complejas o deseos que requieren de tiempo por aquello de la espera por parte de los futbolistas. El caso es que el Córdoba encara los próximos días preparado para jornadas intensas en materia de fichajes. Ocurre de tal modo porque el mercado de invierno entra en su recta final y la entidad califal todavía tiene deberes pendientes en lo que se refiere al refuerzo de la plantilla dirigida por Raúl Agné. En este sentido, la hoja de ruta está perfectamente trazada: la intención es, como ya se sabe, incorporar, al menos, un delantero más y un lateral derecho.

Hasta las 00:00 del próximo sábado, o mejor hasta las 23:59 del viernes para evitar un malentendido, tiene el conjunto blanquiverde para sellar la definitiva configuración del primer equipo. Movimientos ha de haber, y se van a dar, pues las circunstancias así lo exigen. Sobre todo en el apartado ofensivo, donde el entrenador del cuadro califal sólo cuenta con un delantero centro. La llegada de Willy es a todas luces insuficiente tras la triple salida que en esta línea se ha producido durante las últimas semanas. Las bajas de Gabriel Novaes (en diciembre), Juanto Ortuño y Owusu dejan el plantel necesitado de recursos en vanguardia. De ahí que el Córdoba mantenga el foco principal sobre el ataque, en el que continúa con la vista puesta en Federico Piovaccari. Si bien desde días atrás se da por hecho su regreso, la contratación del italiano resulta difícil.

Tanto el ariete como la entidad coinciden en la voluntad de unir nuevamente destinos, algo que confirmó el propio Raúl Agné el pasado viernes. De hecho, hay un principio de acuerdo entre el transalpino y el club. El problema es que antes debe solventar su situación contractual con el Rayo Vallecano, en el que milita desde verano. He ahí la cuestión primera: el cuadro madrileño tiene claro que el atacante sólo saldrá cuando haya firmado otro que ocupe su lugar. Es una realidad ésta sobre la que ha insistido el preparador de los vallecanos, el cordobés Paco Jémez, desde el momento en que se conoció el interés del Córdoba por el jugador y también el de éste por recalar en El Arcángel. Así, toca aguardar acontecimientos los próximos días a partir de este lunes.

Con todo, como es lógico, la del italiano no es la única vía de la dirección deportiva del cuadro califal, en la que continúa su labor Alfonso Serrano junto con Jorge Rodríguez de Cózar pese a la renovación del área técnica. Lo cierto es que la opción primera es Federico Piovaccari y ningún nombre más se ha puesto sobre la mesa hasta la fecha. Sea como fuere, está claro que el Córdoba va a reforzar la punta de ataque en lo que resta de mercado. Pero no es ésta la única demarcación en la que se tiene pretensión de actuar. También está el lateral derecho, como se conoce también desde hace unos cuantos días. Principalmente porque la salida de Fernández fue inesperada en cierto modo y dejó el perfil diestro en la defensa con apenas un efectivo: Raúl Cámara.

Para esta posición de la retaguardia un jugador se encuentra especialmente en órbita. Se trata de Mario Hernández, que milita en el San Sebastián de los Reyes. El interés del Córdoba por el futbolista lo dio el pasado viernes el periodista Ángel García en su perfil de Twitter (@cazurreandoenOK). Según éste, información de la que se hizo eco este periódico el sábado, el club llegó a realizar una oferta por el jugador, que cumple los requisitos que por ahora deben reunir los posibles fichajes: es sub 23. En concreto, el lateral derecho del colista del Grupo I de Segunda B tiene 20 años. Lo cierto es que el flanco diestro de la defensa no es el único que parece ligeramente cojo, ya que por la izquierda hay también sólo un efectivo: Jesús Álvaro. Tal circunstancia ligada a su acumulación de cartulinas amarillas, que le hacen estar apercibido, hizo precisamente que Raúl Agné acudiera a José Antonio González como recurso en el encuentro del domingo ante el Real Murcia.

De vuelta a lo que sí está marcado, cabe recordar que debe producirse otra salida de un jugador mayor de sub 23 durante los próximos días. Al menos si se lleva a efecto la incorporación de Piovaccari. El motivo es, como quedó planteado antes y bien sabido es, la falta de licencias P, como se suelen denominar. El Córdoba cuenta con un total de 19 futbolistas inscritos y tres fichas libres, pero las tres son de sub 23. De ahí que se baraje una última baja. En este punto es Zelu el señalado. El jerezano, que estuvo a punto de salir en verano para dar entrada a Luis Garrido, se encuentra con la puerta entreabierta. Afecta en este caso, además, el hecho de que su posición se ha cubierto con dos incorporaciones: Thierry Moutinho y Carlos Valverde.

Etiquetas
stats