El Córdoba, peor que en Primera

Córdoba-Lugo en El Arcángel | MADERO CUBERO

¿Cuándo decide uno bajar los brazos en una pelea por la permanencia? El Córdoba lo hizo, de obra y de palabra, el pasado domingo después de ser derrotado en El Arcángel por el Lugo. El 0-4 en el marcador fue doloroso. Las declaraciones posteriores de los protagonistas, aún más. Se habló en la sala de prensa y en la zona mixta de proyecto nuevo, de no arrastrar el escudo, de respeto a la afición, de campaña de mierda y de la ristra de errores cometidos para llegar a un final tristemente merecido.

Faltan aún ocho partidos, casi dos meses de juego. La situación recuerda bastante a la padecida en Primera División hace unos años. En la 14-15, el Córdoba disfrutó -es un decir, obviamente- de su única experiencia en la élite en más de cuatro décadas. La afición recuerda los últimos meses como una rutina de derrotas, sin más aliciente que saber cuándo iba a terminar todo matemáticamente. Pues con los números en la mano, el Córdoba actual es aún peor que aquel. El equipo de Rafa Navarro -antes de Sandoval o de Curro Torres- ha perdido más partidos y está más lejos de la permanencia que aquella escuadra que trata de gobernar -sin resultados de ningún tipo- José Antonio Romero, otro hombre de la casa al que, como es costumbre, le endosaron la papeleta de terminar poniendo cara al desastre.

A falta de ocho jornadas para el final en la temporada 14-15, el Córdoba acababa de arrancar un empate en Riazor ante el Deportivo (1-1) que ponía fin a una racha horrible de ¡diez derrotas consecutivas! Anotó el gol el internacional rumano Florin Andone -posteriormente traspasado por al club coruñés y actualmente en el Brighton de la Premier League- en un equipo en el que figuraban el portero Juan Carlos -fue titular- y el lateral Campabadal, que lo vio desde el banquillo. Ambos jugaron con el Lugo este domingo ante el Córdoba.

Después de esa igualada, los blanquiverdes acumulaban un global en la jornada 30 de 17 derrotas (por 3 victorias y 10 empates). Sumaban 19 puntos y se situaban a 9 de una permanencia cuyo límite marcaban, con 28, el Elche y el Levante. En la presente, con 34 partidos disputados, han perdido 18 (5 victorias, 11 empates) y presentan una marca de 26 puntos, a 11 -más el golaverage- de una zona de salvación en la que ahora está el Lugo después de su rotunda paliza a los cordobesistas.

Además de haber perdido más partidos y estar más lejos de la permanencia, el Córdoba también presenta un balance similar en el aspecto goleador a aquel del descenso de Primera. En la máxima categoría estaba a falta de ocho jornadas con -28 (21 marcados y 49 encajados), mientras que ahora muestra un sonrojante -26 (38 marcados y 64 encajados, más que nadie en todo el panorama del fútbol profesional español).

Por cierto, en aquel entonces el discurso seguía siendo el de una milagrosa permanencia con el asidero de las matemáticas. ¿Quieren saber qué pasó? Pues que vino el Elche, el equipo que ponía el límite con la salvación. En caso de ganar, el Córdoba se acercaba a 6 puntos y todo podía pasar. Se hizo el clásico llamamiento a la afición. Como el domingo pasado ante el Lugo. El cuadro ilicitano pasó por El Arcángel y ganó 0-2. El Córdoba no volvió a vencer ni un solo partido más. En esos ocho encuentros finales solamente consiguió un punto de 24 -un empate a cero en Villarreal-, perdió siete citas y únicamente firmó un gol, encajando 19. Ocho de ellos se los marcó el Barcelona de Messi el 2 de mayo de 2015. Fue la peor derrota de todos los tiempos en El Arcángel y el descenso matemático. Se podría decir -se dice- que el Córdoba arrastró el escudo por todos los campos de España. El cordobesismo espera que eso no se vuelva a repetir.

Etiquetas
stats