El Córdoba fulmina al Rayo para salir del descenso

Bebé abraza a Florin tras el gol del Córdoba | MADERO CUBERO
El conjunto blanquiverde obtiene una trabajada victoria en Vallecas (0-1) gracias a un gol en propia puerta de Abdoulaye | Los de Djukic ascienden hasta el decimoquinto puesto

Trabajo, sacrificio y sufrimiento. Grandes dosis de todo, pero mucho más de lo último, son necesarias para ganar en Primera. El Córdoba ya lo sabe y este lunes ofreció una lección práctica en Vallecas, donde esperaba el Rayo de Paco. Un Rayo que acabó fulminado a pesar de tener el control del partido desde el principio y hasta el final. Pero en el fútbol mandan los goles y el que perforó la meta rival en esta ocasión fue el conjunto blanquiverde.

Aunque realmente fue Abdoulaye en propia puerta el que abrió el camino del triunfo a los califales, que por primera vez en la temporada abandonan la zona de descenso. Los tres puntos bien valen terminar al borde del infarto. En el once, Djukic no se lo pensó dos veces y dio la titularidad a los recién llegados Edimar y Bebé. El brasileño ocupó el lateral izquierdo en detrimento de Fede Vico, mientras que el portugués fue el elegido para ocupar el hueco que dejaba Ghilas. La baja de Ekeng la cubrió Abel Gómez, que participó en la media punta. Fueron esas tres las novedades que presentó el Córdoba en un encuentro en el que desde el inicio el Rayo mostró sus cartas. Fiel a su estilo, Paco Jémez colocó una defensa de tres y su equipo jugó con un marcado carácter ofensivo.

También quiso tener el control del esférico y lo consiguió. El conjunto blanquiverde no lograba discutir en ese sentido y dedicaba sus esfuerzos a contener las acometidas del cuadro madrileño y salir a la contra. Apenas comenzó el choque, Licá lanzó el primer aviso sobre la meta de Juan Carlos, con un remate de chilena que el guardameta detuvo sin mayor problema. Las rápidas entradas por banda derecha de Kakuta fueron una constante en el primer acto. El francés quizá fue el más destacado de un Rayo que manejaba el choque y generaba sensación de peligro en cada una de sus llegadas al área visitante.

Con todo, los primeros acercamientos parecieron ensayos. En el minuto 7, Bueno buscó el disparo desde lejos, pero el esférico se marchó muy desviado. Sí hubo de intervenir poco después Juan Carlos para blocar un balón dispuesto desde la banda por Kakuta. El centro se envenenó y el cancerbero tuvo que atrapar. El Córdoba resistía bien atrás, pero no lograba salir hacia los dominios de Toño, que se vio obligado a actuar más allá del cuarto de hora para responder a un gran lanzamiento de falta de Bebé. Atajó, no sin apuros, en dos tiempos el disparo del portugués. Acto seguido, Edimar lo intentó con poco acierto. La contestación de los madrileños no se hizo esperar y en el 19 llegó a mandar el balón al fondo de las mallas, pero no sirvió.

De nuevo apareció Kakuta, que colocó un centro que se envenenó y obligó a Juan Carlos a blocar. El guardameta, sin embargo, se equivocó en el saque de puerta. Lo ejecutó rápido y cedió el cuero a Quini, que envió un pase largo a Bueno. El atacante recibió y se sacó un tiro cruzado que batió al cancerbero blanquiverde. Pero Estrada Fernández decretó un fuera de juego difícil de ver. Porque no lo era. El Córdoba tenía una segunda oportunidad y no la quería desaprovechar. Resultaba complicado, pues los de Paco Jémez seguían a lo suyo. El Rayo controlaba y buscaba el área rival una y otra vez.

Rebasado el ecuador de la primera parte, Licá lo intentó con un remate de cabeza que atrapó Juan Carlos. A pesar de su insistencia en vanguardia, el cuadro madrileño no conseguía generar claras ocasiones de gol, como la doble que tuvo Bebé en el 33. Su potente disparo desde la frontal lo repelió como pudo Toño y en el rechace su golpeo se marchó fuera por poco tras tocar en un zaguero. Buena fue la de Kakuta con un nuevo centro, que esta vez terminó en el lateral de la red. El Rayo proponía y el Córdoba dispuso. Lo hizo en el 39 tras un contragolpe de manual. Bebé condujo la salida y abrió a Florin, que ganó línea de fondo y colocó un centro para buscar al portugués. El luso entraba al punto de penalti para el remate, pero no fue necesario que apareciera, pues Abdoulaye mandó el balón al interior de su propia portería cuando intentaba despejar. Los blanquiverdes tomaban ventaja y por delante tenían toda una segunda parte para defender una renta que les sacaría de la zona de descenso. Lo empezaron a hacer antes del descanso, cuando Juan Carlos tuvo que sacar una gran manopla para despejar un disparo de Kakuta.

En la reanudación, la seriedad del Córdoba se mantuvo y al Rayo le costó mucho más trabajo salir en ataque. Así, el primer acercamiento fue de los califales, con un flojo cabezazo de Pantic que detuvo sin problemas Toño. Seis después, Edimar hubo de aparecer para evitar el remate de Bueno, que difícilmente habría marrado. Los de Paco tuvieron un amago de reacción y en el 65 Quini estrelló el balón en la madera. El equipo de Djukic sufría, pero respondía con contundencia en todo momento.

Al mismo tiempo, pudo dejar encarrilada la victoria acto seguido. Bebé lo tenía todo para marcar, pero el portugués envió el balón muy desviado. El fallo fue importante, ya que el segundo tanto podría haber terminado de desequilibrar la balanza en contra de los madrileños, que no se encontraban cómodos. Ni siquiera con la posesión del cuero o su insistencia de poner cerco a la meta defendida por Juan Carlos. Aun así, el Córdoba no podía descuidarse. Muestra de ello ofreció el Rayo en el 76, cuando un centro de Aquino lo tuvo que despejar como pudo Pantic. El susto fue mayor en el córner correspondiente, en el que la zaga blanquiverde despejó el remate de Bueno cuando éste llevaba claro camino de transformarse en gol. Los madrileños se reactivaron y en el 79 Manucho rozó el tanto, con un disparo cruzado que se perdió por línea de fondo por muy poco.

Sin embargo, la reacción no duró demasiado y los últimos minutos, de tensión por el resultado, pesaron más sobre el conjunto madrileño que sobre el blanquiverde, que se sentía cómodo a pesar de la insistencia vallecana en ataque. El tramo final del encuentro trajo consigo una constante búsqueda del tanto por parte de los de Paco, que lo rozaron. Como tuvo el 0-2 Borja García. Al final, con el corazón al borde del colapso, el Córdoba cerró la victoria por la mínima en Vallecas.

FICHA TÉCNICA

RAYO VALLECANO, 0: Toño, Tito, Abdoulaye, Quini, Raúl Baena (Pozuelo, 67´), Trashorras, Jozabed, Kakuta, Licá (Manucho, 55´), Álex Moreno (Aquino, 71´) y Bueno.

CÓRDOBA CF, 1: Juan Carlos, Campabadal, Pantic, Crespo, Edimar, Deivid, Abel Gómez (Borja García, 68´), Fede Cartabia (Fede Vico, 81´), Rossi, Bebé y Florin (Xisco, 88´).

ÁRBITRO: Estrada Fernández (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Abdoulaye, Tito y Quini; y a los visitantes Bebé y Campabadal.

GOL: 0-1 (39´) Abdoulaye, en propia puerta, tras un centro de Florin Andone.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de campeonato de Primera, disputado en el Estadio de Vallecas ante unos 10.600 espectadores. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado de París.

Etiquetas
stats