Conjura del filial para que a la quinta sea la vencida

Mane trata de superar a un jugador linense FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba B visita este domingo al Sanluqueño con muchas bajas, pero con la única intención de conseguir su primer triunfo de la temporada

Cuatro jornadas sin conocer la victoria son demasiadas. El farolillo rojo es una carga muy pesada. Un punto es una renta escasa, más si cabe cuando se mira más allá de la promoción de permanencia. Este cúmulo de circunstancias es motivo suficiente para que el Córdoba B se conjure de cara a la quinta fecha del campeonato del Grupo IV de Segunda B, que le lleva este domingo (12:00) a un estadio que conoce bastante bien. El filial blanquiverde visita en El Palmar a un Sanluqueño con que ya se enfrentó en Tercera, la última vez la pasada campaña, en la que el cuadro gaditano logró el ascenso a la categoría de bronce por la vía rápida después de proclamarse campeón del Grupo X. A pesar de la dificultad que presenta este encuentro, los de Puche no tienen otra cosa en la cabeza que no sea sumar al fin un triunfo que se resiste en exceso en este inicio de temporada.

Los de Sanlúcar de Barrameda encaran el choque en una posición muy distinta a la del conjunto blanquiverde, pues con seis puntos en su casillero se encuentran en una cómoda octava plaza. Por si fuera poco, el equipo que dirige Carlos Ríos, un hombre con experiencia ya en Segunda, viene de endosar un claro 1-4 al Almería B en el estadio de los Juegos del Mediterráneo, de forma que su estado anímico no puede ser mejor. La visita a la escuadra verdiblanca supone también el reencuentro con un ex futbolista del filial, un Pedro Pérez Conde que cambió de equipo después de alcanzar la Segunda B con el Granada B, que por cierto dejó en la cuneta en segunda ronda de play off al segundo equipo cordobesista. Además, cuenta con algún que otro jugador experimentado, como es el caso del veterano Mendoza.

Sea como fuere, y a pesar de que el Sanluqueño afronta el duelo con la confianza que otorga golear en campo ajeno y con un equipo que sabe de qué va la historia, el Córdoba B se desplaza a El Palmar con la única idea de dejar atrás los malos ratos vividos en las anteriores jornadas con un triunfo. Los tres puntos se convierten en un necesario balón de oxígeno que además necesita reivindicar su papel tras las duras críticas de Carlos González del pasado lunes. De esta forma, hay conjura para que a la quinta sea la vencida. Sin embargo, existe una dificultad añadida para Pepe Puche y no es otro que el importante número de bajas con que cuenta. Siguen fuera de juego los lesionados Miguelito, Sebas, Zafra y Mendi, y de nuevo no entra en la convocatoria del técnico yeclano Bernardo, que vuelve a estar dentro de los planes de Pablo Villa. Del mismo modo, Gálvez se cae de la lista respecto de la anterior, algo que indica que también estará con el primer equipo en Jaén. Así las cosas, el preparador blanquiverde vuelve a tirar de dos jóvenes valores, Chechu y Fran Serrano, este último es la única novedad. El duelo estará dirigido por el colegiado Pinto Herrera, del comité tinerfeño.

Etiquetas
stats