Un chiste sin gracia hasta el último momento

Los jugadores trasladan una portería en El Arcángel | ÁLVARO CARMONA
José Antonio Romero se lleva a Jonathan Bijimine, Fran Serrano y Sergio García, del filial, para la excursión en bus a Éibar | Ghilas, Bebé, Pantic, Cartabia y Krhin se quedan en casa

Lo del Córdoba está superando todos los límites del esperpento. La última lista de convocados en Primera División tendrá tres nombres llamativos: Fran Serrano, Sergio García y Jonathan Bijimine. El primero ya debutó en la elite el pasado sábado ante el Rayo Vallecano. El segundo, aún en edad juvenil, y el congoleño podrían hacerlo este sábado en Ipurúa, donde les espera un partido de los que, según confesó en su comparecencia ante los medios, le gustan a José Antonio Romero. “Para demostrar el nivel de competitividad del equipo”, dijo. En fin. No hay que recordar que el equipo está perpetrando la peor segunda vuelta en toda la historia de la Liga y que no le ha ganado a nadie. Si lo hace en la jornada final, y ante un rival que se juega la permanencia, será una sorpresa mayúscula. Por eso toda la semana están pendientes del equipo, envuelto en turbios rumores sobre primas de implicados -Granada, Almería, Depor...- para incentivarle por hacer lo que no ha sido capaz hasta ahora. Por eso los jugadores lanzan un comunicado desmarcándose del tema a través de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), quien ya envió a emisarios al vestuario blanquiverde -y al de todos los demás también- para advertir de los riesgos que comportan los amaños y esas triquiñuelas de las que todos hablan, aunque sin mostrar pruebas.

El caso es que Romero montará en el autobús, que sale mañana viernes por la mañana, a una expedición en la que faltan nombres llamativos como los de Nabil Ghilas, Bebé, Pantic, Fede Cartabia o Rene Krhin, que dejan su puesto a los chavales para que sean estos los que se zampen los 1.600 kilómetros por carretera con parada en Bilbao. Pudo ser peor. Carlos González admitió anoche, en una comparecencia en el programa El Larguero de la cadena SER, que su intención después de ver “lo más lamentable que se ha visto en el fútbol”, que fue “el partido de Granada”, era “no gastar ni un duro más en el equipo”. Pensó en ir en bus, jugar y volver. Sin embargo, entendió después -tras las recomendaciones de la LFP y una llamada del Granada, implicado en la pelea por la salvación-, que “había otros equipos que se jugaban mucho”. Quien se puso en contacto con el Córdoba fue el director deportivo del Granada, Juan Carlos Cordero, hermano de Pedro Cordero, despedido hace poco más de 24 horas ese mismo cargo en el Córdoba. Todo muy bizarro.

En la sesión matinal en El Arcángel, de nuevo a puerta cerrada, hubo un espacio de quince minutos reservado para que los medios de comunicación pudieran captar las últimas imágenes del equipo. Eso permitió que hubiese testigos de una práctica floja, con risas y bromas, con un ambiente revelador de la descomposición absoluta de un equipo que nunca llegó a serlo. Se veía al personal feliz, seguramente por no haber sido “agraciados” con el penoso viaje a Éibar e intuyendo que la salida será inminente. Aún hay algunos jugadores aquejados de distintas molestias físicas, algunos con diagnóstico médico conocido y otros sin especificar, como Iago Bouzón, José Ángel Crespo, Fede Cartabia, Rene Krhin y Ekeng. Romero, que dijo que su futuro será el que le comunique el club, advirtió que la próxima semana habrá entrenamientos “el lunes, el martes, el miércoles...”. Será para verlo.

Los encargados de lucir la camiseta blanquiverde en el Éibar-Córdoba (sábado, 18:30, Canal + Liga y GolT) incluidos en la lista son Juan Carlos, Mikel Saizar, Gunino, Pinillos, Edimar, Campabadal, Fran Serrano, Deivid, Borja, Bijimine, Abel, Luso, Héldon Ramos, Fidel, Florin Andone, Sergio García, Fede Vico y Fausto Rossi. De ahí saldrá el once que libre ante el Éibar el último combate del Córdoba en Primera.

Etiquetas
stats