Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Córdoba CF Crónica
Victoria de prestigio

Marcador Córdoba CF - CD Castellón

0

De los de antes, de los que gusta jugar, de dos históricos que quieren su sitio en el fútbol profesional, dos colosos de la categoría de bronce del fútbol español. El Córdoba CF abría las puertas de El Arcángel para afrontar la visita de un Castellón que llegaba al coliseo ribereño como líder del Grupo II de Primera RFEF y después de haber caído en dos ocasiones únicamente en la presente temporada. Por tanto, ya se presentaba un partido duro para unos blanquiverdes que, a pesar de ello, no dieron un paso atrás y fueron lo que necesitaban: superiores en ambas áreas para conseguir la victoria.

Un encuentro que comenzó de manera muy igualada, sabiendo ambos equipos que no podían cometer ni un mísero error que les condenase durante todo el duelo. Aun así, pronto supo el Córdoba CF de la pasta que estaba hecho un CD Castellón que comenzó a acumular hombres en campo contrario, buscando ahogar a un rival que se consolidó poco a poco en el césped y con una presión asfixiante llegaron las primeras oportunidades. Por un lado Carracedo encontró la espalda de Salva Ruiz y se quedó solo uno contra uno ante un Gonzalo que consiguió despejar a saque de esquina, mientras que, minutos después, el guardameta del cuadro visitante volvió a intervenir, esta vez a un disparo potente de Diarra.

Aun así, los chicos dirigidos por Iván Ania conocían la pólvora de un conjunto castellonense que no necesitaba de muchas facilidades para generar peligro. Tras un choque entre Calderón y Manu Sánchez cabeza con cabeza que el colegiado debería parar el juego y no lo hizo, el Castellón volvió a conseguir superioridad por banda izquierdo y puso un centro medido para que Jesús de Miguel hiciese el primero de manera momentánea porque el linier decretó fuera de juego, por lo que anuló este acercamiento. A pesar de este susto en el cuerpo, el Córdoba CF igualó nuevamente las fuerzas, aunque sin ser tan vertical como en la primera media hora.

De hecho, esta intensidad que caracterizaba a la primera mitad se desvaneció como azucarillo en el café. Ambos equipos habían tenido sus ocasiones más o menos claras, según el equipo que las protagonizara, pero el nivel bajó en exceso para no cometer algún que otro error antes de que el colegiado decretara el final de los primeros 45 minutos. En cambio y a pesar de nuevo plan de partido, una cosa estaba clara, es que el Castellón no era ni mucho menos superior a un Córdoba CF que ya se podía creer que puede tutear a cualquier equipo de la categoría.

Sin embargo, ahora tocaba demostrarlo y los primeros instantes de la segunda mitad no invitaban a ello. La concentración brilló por su ausencia en los minutos iniciales tras la reanudación y eso costó que Manu Sánchez cabeceara desviado libre de marca y sin oposición de un Carlos Marín que no estuvo acertado en la salida. Aun así, en estos momentos es cuando sale a la luz la brillantez o el desazón de un equipo u otro y en estos momentos el Córdoba CF es más que un equipo más que competitivo. Tanto fue así que Albarrán peinó un balón en largo para que Kike Márquez ganase la espalda y encarase en solitario a un Gonzalo que no pudo despejar el disparo de un capitán blanquiverde que subió el tanto al marcador para el júbilo de los 14.000 espectadores que agolparon las gradas de El Arcángel.

El gol sentó como un revitalizante, como una poción en un videojuego para un Córdoba CF que, a partir de aquí, quiso hacer algo que no le funcionó durante el inicio de la temporada pero que ha logrado perfeccionar con el paso de las jornadas: consolidar el resultado y que el juego no fuese fluido ni para unos, ni para otros. El oficio, mayormente conocido. Por tanto, los chicos dirigidos por Iván Ania comenzaron a las posesiones largas, sin olvidar la presión asfixiante en campo contrario, obligando al Castellón a jugar en largo y sin combinar en exceso para llegar a campo rival con muchos efectivos.

Y es que la tensión se mascaba en un feudo a reventar, con la afición cordobesa que se ha vuelto a enganchar al fútbol. No era fácil y en los tiempos pasados esta ventaja se hubiera ido al traste en los últimos minutos, pero ahora es diferente. Tanto fue así que incluso el Córdoba CF fue al segundo y encontró recompensa. Simo aumentó la ventaja en el marcador ya instaurados en el descuento para certificar una victoria que es algo más de tres puntos. Un triunfo que da mucho prestigio para unos blanquiverdes que ya suman cinco victorias consecutivas y quieren más, no se conforman únicamente con el play off. Da rabia que el parón llegue la semana que viene, sí, pero ahora hay que estar centrados en el próximo duelo frente al Atlético Baleares. No todo está hecho, pero qué bien sienta disfrutar así.

Etiquetas
stats