Cambio doble en la meta, reflejo de un fracaso

Edu Frías, en un entrenamiento del Córdoba

La remodelación es profunda. Más que ninguna otra en tiempos recientes. Y eso que el club acostumbra a realizar múltiples cambios de una temporada para otra. Cuando cierre el capítulo de fichajes, el Córdoba se va a situar en 14. A esta cifra se suman otros tres futbolistas que promocionan del equipo dependiente -el tercero aún está por decidir-. Son los números en que se mueve ahora mismo el conjunto blanquiverde de cara a la campaña 2021-22, en la que compite en cuarta categoría después de más de tres décadas. El caso es que en este panorama la parcela en que más perceptible es la reforma es la portería pues en la próxima temporada son dos los jugadores nuevos que van a pugnar por un puesto en el once. No es un hecho insólito en el club califal como sí esclarecedor de las circunstancias.

Cambio doble en la meta, reflejo de un fracaso. De esta forma puede sintetizarse la realidad que atraviesa el Córdoba en este sentido. Porque ésta es la demarcación que más se resiente tradicionalmente, al menos en el pasado más reciente, cuando se da un desenlace negativo. Y mucho más cuando se produce un descenso. Tanto es así que con anterioridad hasta en cuatro ocasiones desde 2005 hubo una reconfiguración completa como sucede en este verano. Aunque en esta ocasión existe un matiz importante: la opción de mejorar con que contaba Edu Frías. El guardameta catalán iba a continuar, si bien apareció la Cultural Leonesa para ofrecerle la oportunidad de jugar en Primera RFEF. Y esto es de continuar en la tercera categoría del fútbol español.

El caso es que Felipe Ramos y Carlos Marín protagonizan una modificación plena bajo palos tras las salidas de Isaac Becerra y Edu Frías. Dicha circunstancia tuvo lugar por primera vez en la temporada 2005-06, en la que el Córdoba afrontaba su duro retorno a Segunda B tras un traumático descenso en el curso anterior. Finalizada la 2004-05, Jáuregi y Saja abandonaron el club para dejar sus puestos a Jonathan López y Sebas Moyano, hoy entrenador de porteros. Lo cierto es que el cambio doble no surtió efecto, o no el deseado, y en el mercado de invierno hubo que hacerse con los servicios de David Valle. También es necesario aclarar que la pérdida de división suele conllevar la salida de futbolistas que se supone son de superior rango. Más allá de este apunte, el cuadro califal renovó en su totalidad la meta.

Casi podría decirse lo mismo de la campaña 2006-07, pero sólo en relación al inicio de la anterior -la ya mencionada- pues ni Jonathan López ni Sebas Moyano continuaron. A David Valle, que había recalado en el Córdoba en enero, se sumó Javi Cuadra -y también Fernando López-. El catalán prosiguió tras el ascenso a Segunda A de esa temporada, que se logró en Huesca, pero perdió la titularidad a favor de Julio Iglesias. Y lo cierto es que terminó por ser el cancerbero con más encuentros en la 2007-08. Su lugar en el once lo ganó en el siguiente campeonato Raúl Navas. Desde ese momento se dieron diversos cambios en la portería, pero nunca absoluto como sucede en estas fechas. Siempre seguía al menos uno de los cancerberos.

Así, la 2015-16 es la siguiente temporada que aparece en el registro en este aspecto. Entonces, la renovación total de la meta fue consecuencia del descenso del equipo a Segunda A tras un desastroso periplo por Primera después de 42 años. Juan Carlos y Saizar abandonaron la entidad y Razak y Falcón les suplieron. Por cierto, que los dos primeros guardametas fueron los últimos en compartir vestuario dos cursos enteros hasta que lo hicieron Isaac Becerra y Edu Frías entre 2019 y el presente año. Otra vez había un desenlace negativo de por medio, al igual que ocurrió en el ejercicio 2019-20, en el que precisamente llegaron los dos porteros catalanes que en este verano dijeron adiós, de forma diferente y en tiempos distintos. Porque el calamitoso trayecto por la categoría de plata en el campeonato 2019-20 supuso que la pareja de porteros pasara a componerse por los barceloneses tras salida de Carlos Abad -que estaba cedido por el Tenerife- y Marcos Lavín. El canario y el madrileño, por cierto, vivieron la tercera variación completa del Córdoba en la demarcación en este período. Ambos entraron en lugar de Kieszek y Stefanovic tras la 2018-19, aunque en este caso fue por aquella famosa limitación salarial -que es mejor ni recordar-.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
30 de julio de 2021 - 14:48 h