El Córdoba CF y unas cuentas pendientes que resolver

Javi Flores celebrando un gol en El Arcángel

Todo se decidirá este fin de semana. O al menos esa es la intención del Córdoba CF. El gran rendimiento de la plantilla blanquiverde le ha permitido alcanzar su primera gran oportunidad de lograr la promoción matemática a falta de seis jornadas por disputarse. Por tanto, el gran objetivo puede darse con más de un mes de antelación antes de finalizar la liga, para mayor tranquilidad de la afición y de los propios jugadores. Un desafío que conseguir este próximo sábado en la visita al Mérida, y para llegar a la meta, a los cordobesistas tan solo les hace falta un punto más. Eso sí, el salto de categoría podría, incluso, darse al descanso de este partido, en caso de que el Cacereño no gane su compromiso. Así, todas las papeletas apuntan a que Las Tendillas volverán a retumbar con los cánticos cordobeses en la consecución de un propósito deseado y anhelado por todos. Es más, no pocos futbolistas de la plantilla podrán así cerrar, como mínimo, una cuenta pendiente con la afición. No son muchos los que permanecen en el equipo de años anteriores. Sin embargo, los que hay han demostrado fervientemente sus ganas de cumplir con ese capítulo.

Uno de ellos es el propio Miguel de las Cuevas, protagonista reciente en el Córdoba tras haber cumplido 100 encuentros oficiales con la blanquiverde y tras haber sellado su renovación automática por rendimiento. El alicantino aterrizó en el club en la campaña 2018-19, entonces en Segunda División, por lo que ha sufrido dos descensos consecutivos hasta la cuarta categoría. La vinculación del veterano futbolista con la entidad califa es total y es por ello que siempre ha manifestado su claro deseo de devolver al equipo al fútbol profesional. Es más, en esa ambición personal ha destacado siempre su posición ante la liturgia de la plantilla tras cada victoria, que era compartida con aplausos junto a los aficionados. De las Cuevas no faltaba en esa unión, aunque sin gesticular tanto como sus compañeros. El propio jugador ya habló hace unos meses en rueda de prensa sobre dicho asunto, ante lo cual declaró que es “uno de los jugadores más felices de la plantilla”, aunque por su “forma de ser”, le gusta “celebrar las cosas bien cuando se logre el objetivo, que es ascender y ahí ya lo celebraré como me gustaría”.

Otro de los capitanes, y en este caso, sin duda, el gran emblema actual de la plantilla es Javi Flores. El de Fátima dejó atrás una etapa consolidada en el Elche en Segunda División, para intentar rescatar al equipo de su vida del pozo de Segunda B. Sin embargo, no pudo lograrlo, e incluso, vivió una caída a Segunda RFEF. Por tanto, en su cabeza tiene una cuenta pendiente desde el día en el que llegó, pues ya entonces -en una extensa entrevista a CORDÓPOLIS- subrayó tajantemente que había venido al Córdoba CF “para ascender”. Un reto que no se le ha olvidado desde entonces. De hecho, en el propio éxtasis tras la conquista de la histórica Copa RFEF, en el que él fue incluso el autor del único gol del partido, el centrocampista señaló que “por momentos mágicos como éste fue por lo que volví”, aunque admitió que habían disputado ese torneo “por hacer las cosas mal”, dejando claro, una vez más, la única meta posible: el ascenso a Primera RFEF.

También con condición de cordobés y con galones de capitán se encuentra Bernardo Cruz. El central es, sin duda, el más perjudicado a nivel deportivo, dado que este curso apenas está contando con regularidad. Sin embargo, sea cual sea su futuro junto al club, Cruz tiene el desafío personal también de ayudar a que su equipo escape lo antes posible de estas divisiones. Y así lo lleva demostrando durante toda la temporada desde el papel que le ha tocado asumir, ya sea sobre el césped o como capitán desde la barrera. “Me considero un privilegiado de salir a este estadio con esta camiseta y con este equipo. Disfruto muchísimo los minutos que tengo porque, es un gustazo salir cuando el equipo está rodado y cuando tenemos los automatismos tan claros como los tenemos”, expuso Bernardo, puntualizando el deseo general de lograr “ese ansiado ascenso que tanto estamos esperando todos”.

Finalmente, con un propósito común al resto se encuentra Germán Crespo, aunque quizá sin tanta carga emocional, pero sí particular. El granadino está haciendo historia con el Córdoba CF, a cuyo primer equipo llegó sin nombre, aunque tras hacer un gran trabajo en el filial. Y está cumpliendo con creces. Así, el propio técnico se enfrenta al desafío más ambicioso de su trayectoria en los banquillos y que podría alcanzarse este mismo fin de semana, una culminación que supondrá, además, su renovación con la entidad, que fijó esa meta como única vía para la continuidad. Un partido y muchas cuentas pendientes que resolver.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats