Demasiado castigo

Lance de un encuentro del Córdoba B en El Arcángel. | TONI BLANCO

El gesto se tuerce una vez más. Tras una alegría monumental, la de su triunfo ante el Lorca (4-0), sufre el escozor de una caída. De esta forma, ve cortada de raíz su buena dinámica actual. Porque el Córdoba B recuerda el amargo sabor de la derrota después de dos victorias consecutivas y del que probablemente haya sido su mejor encuentro hasta la fecha. Lo cierto es que la condena puede ser considerada excesiva, a pesar de que el conjunto blanquiverde no estuviera acertado en la primera parte de su duelo en Melilla. Si bien a la salida de vestuarios logró mejorar y hacer méritos para puntuar, un penalti y la expulsión de Quiles provocaron que el filial acabara por sucumbir. Por la mínima cedió (2-1) el cuadro califal en su visita a tierras norteafricanas en el segundo choque bajo la dirección de Carlos Losada. La sensación final, que fue demasiado castigo.

Saltó el Córdoba B al césped del Álvarez Claro con idéntico once al que presentara la anterior jornada y con cierta apatía dentro del juego. Una situación que permitió al Melilla lanzar sus primeras advertencias en los instantes iniciales del encuentro. Fue Nando, en el minuto 4, quien abrió las hostilidades con un fallo garrafal. Cuando lo tenía todo para marcar, en línea de gol, envió el balón por encima de la portería de Marc Vito. Cinco después Fran Serrano surgió de manera providencial bajo palos para evitar el tanto de Nacho Aznar. Poco a poco los blanquiverdes consiguieron discutir el dominio local y tener más el balón, si bien no se dejaron ver en el área rival. La imagen iba a mejor cuando Diakité dio un zarpazo. El futbolista de la escuadra azulona se hizo con el esférico tras un rebote y desde la frontal anotó. Tocaba remar en contra. Pero la diana hizo que los de Carlos Losada se vinieran ligeramente arriba, incluso después de que Sebas Moyano se tuviera que retirar con antelación debido a unas molestias en el cuádriceps. Aun así, el control era absoluto por parte melillense y las ocasiones de los califales brillaban por su ausencia.

El descanso, con derrota momentánea, sirvió para que el filial cambiara de actitud de cara a una segunda parte en la que salió mucho mejor. Tanto es así que apenas al segundo minuto logró intimidar al fin a Dani Barrios. El guardameta tuvo que actuar para impedir que el disparo de Vera desde la frontal entrara en su portería. El Córdoba B intentaba devolver el equilibrio al marcador y Marc Vito comenzaba a ser un actor secundario. Fue en el 62 cuando Quiles estableció el 1-1 tras un gran servicio y con una mejor definición. El tanto inquietó al Melilla, cuyo banquillo se movió y que tras recuperar brío obtuvo recompensa en una acción discutible. Ésta, en una melé en el interior del área visitante, se resolvió con un dudoso penalti del goleador blanquiverde, que además fue expulsado. Santi Luque no falló en el lanzamiento de la pena máxima y adelantó de nuevo a los norteafricanos con un 2-1 que a la postre sería definitivo. Tras el gol, el partido fue a menos y no dejó jugadas ofensivas reseñables. Al final, el equipo de Carlos Losada recibió demasiado castigo.

FICHA TÉCNICA

UD MELILLA, 2: Dani Barrio, Pepe Romero, Sergio Sánchez, Mahanan, Jilmar, Nando, Rubén Sánchez (Kiu, 58´), Santi Luque (Yuri, 86´), Sufian, Diakité y Nacho Aznar (David Cubillas, 75´).

CÓRDOBA CF B, 1: Marc Vito, Soler (Leto, 85´), Pablo Vázquez, Fran Serrano, Víctor Mena, Jordi Ortega, José Antonio González, Moha Traoré, Sebas Moyano (David Moreno, 27´), Vera (Óscar Lozano, 67´) y Quiles.

ÁRBITRO: Moreno Aragón (Colegio Madrileño). Expulsó por doble amarilla al visitante Quiles (80´). Mostró cartulina amarilla a los locales Diakité, Nando y Santi Luque; y al visitante Víctor Mena.

GOLES: 1-0 (20´) Diakité. 1-1 (62´) Quiles. 2-1 (81´) Santi Luque, de penalti.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo octava jornada del campeonato de Liga en el Grupo IV de Segunda B, disputado en el Municipal Álvarez Claro.

Etiquetas
stats