Las cartas que le faltan a la baraja

Enrique Martín habla con Alfonso Serrano en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

"Es evidente que al final es lo que quieres, pero tenemos que tener paciencia". Palabra de Enrique Martín, que mantiene la calma pese a que los plazos se acortan cada vez más. El entrenador del Córdoba insiste en sofocar el más mínimo conato de estrés en torno a su equipo en lo que se refiere a fichajes. Lo hace aun cuando espera al menos dos contrataciones con cierto peso específico para su plantilla. El preparador califal requiere principalmente refuerzos en la parcela ofensiva, dado que hoy por hoy cuenta con sólo un delantero. Pero ésta no es la única posición que, en principio, necesita una pieza más. La incorporación de un pivote o centrocampista netamente defensivo y de un extremo es en teoría lo que persigue el club en lo que queda de mercado. En hallar a los elegidos está precisamente la dirección deportiva desde tiempo atrás.

De entrada, resulta cuando menos curioso que la entidad cumpla tres semanas sin un solo fichaje. Es este viernes cuando alcanza de manera exacta dicho período, toda vez que los últimos anuncios tuvieron lugar el viernes 19 de julio. Ese día el Córdoba hizo oficiales las llegadas de Imanol García y Ángel Moreno. Desde entonces, ninguna otra incorporación acometió la dirección deportiva. Cabe recordar que Alfonso Serrano dio como plazo aproximado para la contratación de uno o dos delanteros la mitad del mes de agosto. El motivo era bien sencillo: el club sondeaba a jugadores de Segunda A en esta demarcación y cerrar un refuerzo de estas características siempre es complejo. Con todo, sí que era previsible que hubiera algún movimiento para otras posiciones en el tiempo transcurrido. Toca esperar por lo que se ve.

Lo que está claro es que en el Córdoba no cunde el nerviosismo pese a que la falta de determinadas piezas vino a condicionar, en menor o mayor medida, la pretemporada del equipo. Enrique Martín no pudo gozar de otro delantero y tuvo que optar por De las Cuevas en más de una ocasión o por Víctor Díaz, del filial, en las restantes. Eso si daba compañía a Juanto Ortuño, que en teoría había de actuar como media punta, en los amistosos. Porque en los últimos encuentros el navarro se vio obligado a variar el esquema que inicialmente había planteado para el cuadro califal, con tres centrales y dos carrileros. Y en consecuencia, con dos arietes. El técnico no tiene prisa, sabedor quizá de que los mirlos blancos no son fáciles de cazar. "Siempre hay que guardar alguna carta porque a última hora hay movimientos", señaló tras el duelo con el Recreativo Granada -primer rival en Liga de los blanquiverdes- el miércoles en Coín.

Fue tras ese partido cuando el propio Enrique Martín conversó largo y tendido con el director deportivo y el secretario técnico. Probablemente los tres dialogaron acerca de lo que necesita la plantilla. Según las pistas ofrecidas en julio por Alfonso Serrano, el plan es firmar a un delantero de los llamados referencia, alto y rematador, y otro que no lo fuera tanto y complementara ese perfil y el de Juanto Ortuño. En el primer caso se mira el mercado de Segunda A con el fin de encontrar un fichaje que además tenga el cartel de refuerzo de campanillas. Para el segundo -pero sin alejarse por estatura-, la entidad tuvo en agenda a Isaac Aketxe, que finalmente fichó por el UCAM Murcia. A la parcela ofensiva le falta otro recurso más allá de la punta de ataque: un extremo. Es lo que precisó en su día el encargado de confeccionar el plantel.

La banda izquierda es la que por ahora queda huérfana de un futbolista específico. La llegada de un hombre de perfil ofensivo para este flanco sería para otorgar alternativas a un Enrique Martín que, sin embargo, prefiere el juego con carrileros. Esta idea podría conducir a la incorporación de un lateral que pueda actuar ligeramente adelantado a la zaga y con llegada. En este punto no está de más indicar que en defensa por este lado sólo tiene el técnico a Jesús Álvaro. No menos importante, más allá de la vanguardia, es la contratación de un centrocampista estrictamente defensivo. Ahí parecía partir con posibilidades Fidel Escobar, que va a intervenir de central según lo visto a lo largo de la pretemporada. También puede pugnar el todavía ausente Sebastián Castro, pero la intención es sumar al vestuario un jugador que aporte una teórica mayor garantía en la labor de frenar a los rivales. En este escenario global se encuentran Alfonso Serrano y Jorge Rodríguez de Cózar, que tienen libres aún cuatro fichas, dos de mayores y dos de sub 23, pero sopesan la opción de completar algún movimiento más con ficha del B pero para el primer equipo. Éstas son las cartas que le faltan a la baraja del Córdoba.

Etiquetas
stats