Un bálsamo antes del reto principal

Rodri, junto a otros jugadores, celebra su gol ante el Málaga. | MADERO CUBERO

Tienen otro semblante. El gesto torcido desaparece para dejar su lugar a una sonrisa recobrada. De repente, la felicidad regresa al Córdoba. Es lo que tiene el fútbol. Bien lo saben en el conjunto blanquiverde, que este miércoles sanó buena parte de sus heridas tras superar al Málaga en el duelo de ida de los dieciseisavos de la Copa del Rey. Lo hizo además con un resultado que le deja en clara ventaja para continuar en el torneo del KO y tras ofrecer una imagen notable. En definitiva, después de acumular nueve jornadas sin ganar en Liga y de sufrir un relevo en el banquillo, el choque con los de la capital de la Costa del Sol fue el bálsamo que tanto necesitaba un equipo que, sin embargo, sabe a la perfección que lo realmente importante es el campeonato de Segunda A. De ahí que en la matinal de este jueves regresará al trabajo con la mirada puesta ya, únicamente, en su próximo encuentro liguero ante el Reus. Por cierto, que en esa sesión Caro se ejercitó al margen por unas ligeras molestias que, en principio, no deberían impedirle ser de la partida para la contienda en tierras catalanas.

No cabe duda que el triunfo ante el Málaga supone un espaldarazo para un vestuario debilitado en lo anímico en los últimos tiempos. “La victoria sabe muy bien”, declaró en ese sentido Borja Domínguez, que se reivindicó y marcó un gol ante los blanquiazules, tras el partido copero. Es correcta su afirmación y en el primer entrenamiento de cara al duelo con el Reus se dejó notar. Los rostros eran otros. La alegría rebrota en un Córdoba que dio el primer paso para revertir su dinámica en Segunda A. El esencial tendrá que darlo en unos días. “La Copa es una competición bonita, pero lo importante es la Liga. Sabemos que el domingo es una final y vamos a ir a por ella”, expresó el jugador gallego. No en vano, en tierras catalanas comenzará un tramo final de año en el que el cuadro califal está obligado, sí o sí, a modificar por completo el signo de los encuentros. En primer lugar, para evitar mayor sensación de peligro -e incluso caer en la zona de descenso-. Y en segundo, para aproximarse en la clasificación a la zona de play off.

La cuenta atrás para el cambio de año traerá consigo tres encuentros de Liga, antes del segundo con el Málaga -el 20 de diciembre-, en los que el Córdoba debe aplicarse al máximo para reconducir su situación. El tormento de las últimas nueve jornadas ha de ser borrado de un plumazo. La primera oportunidad de levantar de nuevo el vuelo la tendrán los de Luis Miguel Carrión el domingo en Reus, un conjunto complicado y que en la actualidad posee el grado de revelación. “Vamos con una gran ventaja en el marcador (en Copa) pero hay que pensar ya en la Liga. Queremos intentar revertir la situación lo antes posible y el domingo es una ocasión idónea para ello”, señaló al respecto Carlos Caballero. Conocido y reconocido el objetivo principal, los califales se pusieron manos a la obra este jueves. El triunfo es la única opción que contemplan en estos momentos y el logrado la noche del miércoles ayudará a buen seguro a acudir con un plus anímico a esa contienda liguera. En ésta quieren dar los blanquiverdes un golpe de timón que, además, les sirva para encarar con un refuerzo de confianza en sí mismos los siguientes partidos ante el Cádiz y en Oviedo. En la tarea se encuentran.

Etiquetas
stats