Ángel Tripiana: "Me he encontrado un equipo con ilusión y ganas"

El técnico cordobés Ángel Tripiana.

La aventura del Climanavas Agrometal Peñarroya llega con novedades. Así es, el conjunto peñarriblense regresará a la competición este fin de semana con una modificación en su plantel. O mejor, en el timón del mismo. El club anunció este semana la rescisión del contrato de Juanra Guzmán y la incorporación del veterano Ángel Tripiana, que vuelve años después a un banquillo senior con el propósito de encabezar durante los próximos meses el desafío del máximo representante actual del baloncesto cordobés. Una nueva etapa que el técnico afronta "con ilusión", aunque "va a ser breve", pues "mi compromiso es hasta final de temporada", cuenta el preparador a CORDÓPOLIS. Aún así, es inevitable no sentir de nuevo cosquilleo al "volver a contactar después de tantísimos años con el baloncesto senior a este nivel".

De este modo, Tripiana se ha encontrado con un equipo "con ilusión, con ganas", aunque "quizá tenemos problemas en la preparación física. Tal vez ahí es lo que he notado un poco más flojo", subrayando a su vez que "el equipo está compensado en el juego interior y exterior, y claramente hay que mejorar en defensa y en las pérdidas de balón".

Pues bien, su primer reto pasa por viajar este sábado a la cancha del Sagrado Corazón Lithium Iberia, uno de los adversarios fuertes del Grupo D-B de la Liga EBA. En lo que respecta al objetivo del club, el entrenador afirma que es "muy cholista" y "hay que ir partido a partido", puesto que "cuando coges a un equipo cuando queda tan poco tiempo, intentar cambiar algo a tu estilo es complicado", resaltando igualmente que "el objetivo es mantenernos, que con Juanra ya estaba casi conseguido y de los partidos que nos quedan pues ganar el máximo posible".

Sin duda, experiencia no le va a faltar, pues su andadura en los banquillos se inició en 1976 y desde entonces no ha parado. Fue en las categorías base del Colegio Virgen del Carmen donde comenzó todo al complementar su etapa de jugador, para posteriormente pasar por el Salesianos o el Figueroa en senior, con el que llegó incluso a ascender a Segunda División. A finales de la década se trasladó a Montoro, donde creó la escuela municipal y años después volvería de nuevo al cuadro colegial con el que ha seguido vinculado y centrado en el baloncesto de formación. Y pese a todo, durante los próximos meses tendrá un ambicioso desafío por delante en categoría adulta.

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2021 - 05:10 h