Todos en El Arcángel... y ya veremos quiénes salen

Ghilas y Pantic, en El Arcángel | ÁLVARO CARMONA
Romero convoca en el estadio al plantel al completo para afrontar la despedida de Primera División ante el Rayo Vallecano

Todos en el estadio y ya veremos. La última convocatoria de Primera División del Córdoba lanza un mensaje. Lo que pueda hacer José Antonio Romero, que también se despide del puesto, en el partido que enfrentará a los blanquiverdes con el Rayo Vallecano es impredecible. Sólo está claro que no podrán salir al césped Íñigo López y Fede Cartabia, expulsados ambos en Granada la semana pasada, ni tampoco los defensas Iago Bouzón y José Ángel Crespo. Del primero se sabe que se recupera de una lesión. Del segundo, que se ejercita aparte y que se cayó de las listas “por unos vómitos” apenas unos días después de que el club anunciara -con gran regocijo de la afición- la continuidad del futbolista sevillano para la próxima temporada. Los demás, en principio, están para salir al verde. Los escogidos se conocerán poco antes del inicio de un partido que cerrará un periodo de diez meses en la élite, a la que se tardó en llegar 42 años. Es el peor de los escenarios imaginables.

El equipo ha entrenado esta mañana a puerta cerrada, tal y como lo ha venido haciendo desde hace tres meses solamente con una excepción, la del pasado lunes en la Ciudad Deportiva, que se desarrolló en medio de un ambiente crispado y con actuaciones que alcanzaron eco mediático nacional. Otro lamparón más al expediente de un club que tiene muchos apuntes ya en la lista de asuntos que mejorar para el futuro inmediato. Romero podría dar cancha en el adiós a Primera a jugadores que seguirán vinculados al club -al menos, contrato en vigor tienen- o, por el contrario, apostar por colocar en el foco a todos aquellos que llegaron con otros fines y que ahora contemplan desde la barrera el hundimiento. “Lo que pasó fue una manifestación de la afición para mostrar su ira y su rabia por una temporada en la que no se han cumplido los objetivos”, dijo en su última comparecencia ante los periodistas José Antonio Romero, a propósito de los actos de protesta en la sesión a puerta abierta. El último partido en El Arcángel puede ser la prolongación de ese tribunal popular del cordobesismo.

Y ahí, en medio del gentío, se colocará Paco Jémez. El destino ha querido que este día duro para el Córdoba coincida con la primera visita como entrenador rival de uno de los históricos de El Arcángel. “Me he criado en esa ciudad y en ese equipo. Todo lo que les pase me importa. Siempre me alegraré de las cosas buenas que les pasen y me entristecerán las malas. Como cordobesista, deseo que les salgan bien las cosas en el futuro”, ha dicho el del Zumbacón esta misma mañana en rueda de prensa, antes de viajar hasta la que considera su tierra y en la que no descarta volver a trabajar algún día. “El Córdoba ha estado siempre presente en mi carrera. Si las condiciones lo posibilitaran y creen que yo puedo ayudarles de la forma que sea, no podría decir que no. Podría decir que no a muchos equipos, pero el Córdoba no es uno de ellos. Y cuanto más abajo esté, más razones tendría para decir que sí”, ha dejado caer. No será pronto, pero su deseo abre una esperanza. Y como el cordobesismo se ha alimentado de eso durante casi toda su historia, Paco Jémez ya le ha dejado algo que echarse a la boca.

Etiquetas
stats