Va por ti, Abilio

Homenaje a Abilio Antolín | ÁLVARO CARMONA
Equipos de todas las categorías del Bball Ciudad de Córdoba rinden homenaje a la memoria del legendario entrenador | Moriles, Maristas y CV Carmen se sumaron al tributo

Partidos de todas las categorías, desde mini hasta sénior, en varias pistas y con un sentimiento común: el respeto y el tributo a la memoria de Abilio Antolín Funes, que falleció el agosto del 2015 después de dedicar toda una vida al deporte de la canasta. Hasta sus últimos días impartió su magisterio en una cancha, dedicándose a las sesiones de tecnificación con las jóvenes promesas del CB Ciudad de Córdoba, la base de cantera del Bball. Este club abanderó, junto al CB Moriles -equipo senior provincial en el que Abilio entrenó más de tres lustros-, una jornada de homenaje a la que se sumaron los clubes del CB El Palo de Málaga, el Colegio Virgen del Carmen y el CB Maristas.

En los centros colegiales se disputaron partidos especiales en categorías formativas, mientra que la entidad de la Costa del Sol acudió con distintas formaciones para medir sus fuerzas con sus homólogas del Bball en el pabellón Menéndez Pidal de la Universidad de Córdoba (UCO). En esas instalaciones se llevó a cabo el acto central del I Memorial Abilio Antolín, en el que sus amigos y familiares recibieron un recuerdo en los prolegómenos de un amistoso entre el Smurfit Kappa Bball, de Primera Nacional, y el CB Moriles, de la Liga Provincial. Los presidentes de ambos clubes, Francisco Gutiérrez y José Cordón, estuvieron presentes junto a miembros de sus respectivas juntas directivas en este día especial.

Entrenadores del Ciudad de Córdoba y de muchos otros clubes de Córdoba que tuvieron relación con Abilio Antolín, además de un buen número de jugadores que se formaron con él y continuaron manteniendo su amistad en las pistas durante años, se dieron cita en el recinto deportivo universitario para recordar a quien siempre fue un maestro peculiar. El primer entrenador con titulación nacional de la provincia de Córdoba, un líder natural que rompió moldes al lado de Andrés López -también fallecido- para mantener en la categoría nacional al equipo representante de la ciudad durante más de 20 años, sigue más que presente en el baloncesto cordobés. Su legado está en el recuerdo de todos y en las manos del último puñado de niños a los que adiestró hasta que una tarde de verano, inesperadamente, se marchó.

Etiquetas
stats