ENTREVISTA

Sigma Project: “Que un proyecto de música de cámara alcance los 15 años es todo un hito”

Sigma Project

Frente a la “tiranía” del cuarteto de cuerda como el combo por excelencia en la música clásica, un cuarteto de saxofones como aire fresco para los recitales de música contemporánea. Sigma Project tiene mucho de eso, de una mirada fresca en un formato asentadísimo. Fresca, contemporánea e internacional.

El cuarteto formado por Alberto Chaves, Andrés Gomis, Ángel Soria y Josetxo Silguero no sólo ha viajado por todo el mundo con su propuesta, sino que la ha traducido en un disco, Poética del laberinto, que acabó publicado en la prestigiosa discográfica alemana Wergo, fundada en 1962 por el historiador de arte y editor de música alemán Werner Goldschmidt y el musicólogo Helmut Kirchmeyer.

Este viernes, Sigma Project vuelven a Córdoba, al 24 Festival de Música Contemporánea, donde hace unos años ya deslumbraron con su propuesta sonora.

PREGUNTA. Este viernes volvéis a Córdoba a un festival en el que, hace unos años, tuvisteis una muy buena acogida. ¿Cómo es volver a los sitios donde uno fue feliz?

RESPUESTA. Volver a escenarios donde ya hemos tenido la experiencia positiva de haber tocado supone para nosotros la confirmación de que estamos en el buen camino y el paso del tiempo reafirma nuestro proyecto. El próximo concierto en Córdoba supone para nosotros volver a una ciudad que visitamos ya en 2018 y donde tocamos ciclo de Alberto Posadas Poética del laberinto. En este concierto vamos a tocar las obras más relevantes que hemos estrenado en los últimos años y, además, vamos a estrenar el segundo cuarteto para saxofones de Raphael Cendo Tropical Nasdaq.

P. El proyecto Sigma Project cumple 15 años en los escenarios. ¿Si miráis atrás, os sorprende la longevidad del proyecto?

P. Sí, desde luego. Que un proyecto de música de cámara alcance los 15 años es todo un hito. Mantener un proyecto de la intensidad de Sigma Project tan a largo plazo supone una experiencia de convivencia radical entre cuatro seres humanos. Y esto supone desarrollar una habilidad especial para gestionar las relaciones humanas desde la empatía y la sensibilidad, sin dejar de expresar las convicciones con asertividad. Estos aspectos afectan tanto a la vida profesional como a la personal. Además, el hecho de ser generaciones diferentes aporta, en nuestra opinión, mayor capacidad de llegar a más gente y proyecta al cuarteto en el futuro. Ya que, en el futuro, cuando se produzca un nuevo relevo generacional, la idea es que el proyecto persista aunque cambien los nombres. La idea es que el proyecto trascienda a las personas.

P. Hoy no parece tan raro un cuarteto de cámara de saxofones como lo era en 2007. ¿Sentís que habéis podido contribuir a ello?

R. Es cierto. El panorama ha cambiado mucho desde entonces y sí, estamos convencidos de que Sigma Project ha ayudado a integrar al saxofón dentro del ámbito de la música de cámara clásica/contemporánea y a que éste se aleje de géneros más populares. Probablemente esta sea una de las grandes contribuciones de Sigma al saxofón.

P. Es un instrumento que, en el imaginario popular, uno asocia con el jazz. ¿Fue complejo romper ese prejuicio y situar el saxo como elemento central en el repertorio clásico/contemporáneo?

R. Desde luego. Aunque para nosotros, que nos sentimos alejados del jazz, es lo habitual. Precisamente pienso que, por esa aparente “normalidad” con la que hemos incluido al saxofón en el repertorio clásico/contemporáneo, hemos logrado naturalizar un hecho que, como bien dices, en el imaginario popular se suele asociar al jazz. También es cierto que esta tendencia está cambiando y cada vez más el saxofón es una necesidad para la escena clásica/contemporánea.

P. La pandemia ha afectado especialmente a los vientos (por el tema de mascarillas, distancia y tal). ¿Cómo habéis vivido vosotros los efectos de la Covid?

R. Es cierto que los instrumentistas de viento y los cantantes hemos tenido el problema añadido de tener que exhalar para producir sonido y esto ha supuesto un extra en los cuidados. Pero tampoco nos hemos “alarmado” demasiado y, en los encuentros que hemos llevado a cabo en los últimos meses, hemos sido un “grupo burbuja”, por lo que hemos tocado bien juntos pese a la Covid.

P. El disco con Alberto Posadas, de hecho, salió en el año de la pandemia. No sé si pensáis que podría haber tenido un recorrido distinto de haber salido en otras condiciones.

R. Probablemente sí. ¡Nunca lo sabremos! También es cierto que se trata de un mundo bastante “nicho” y todo aquél interesado en tener el disco y la información musicológica que contiene el booklet ha podido tenerlo sin problemas. También pensamos que ha sido positivo contribuir, con nuestro granito de arena, a reactivar y dinamizar la escena musical con esta contribución fruto de muchos años de investigación. Por ello pienso que ha estado bien sacarlo a la luz pese a las “trabas pandémicas”.

P. ¿Cómo habéis compaginado vuestra carrera en común con vuestros trabajos en solitario?

R. Siempre hemos trabajado con el convencimiento de que nuestra experiencia personal suma al cuarteto. Nuestra aportación al cuarteto va a ser más valiosa cuantas más experiencias tengamos, también en el ámbito personal. Es por ello que aplicamos el sumatorio sigmático hasta las últimas consecuencias, y también en nuestra carrera en solitario. 

P. ¿Si lo vuestro es la música contemporánea, y viendo cómo está el mundo, a qué deberían sonar los próximos trabajos de Sigma Project?

R. El futuro de Sigma debe ir enfocado a internacionalizar más sus encargos. De esa manera también se podrá internacionalizar más nuestra presencia en los grandes festivales de música contemporánea de Europa. Y además sigma debe seguir trabajando en pos de la consolidación del saxofón en la escena musical, difundiendo la música de los grandes compositores de nuestra época, así como transmitiendo mis convicciones a las nuevas generaciones de jóvenes saxofonistas.

Etiquetas
stats