María Hesse ilustra la Norma Jean que se escondía detrás del mito erótico de Marilyn Monroe

María Hesse.

Tras el éxito de sus biografías Frida y Bowie, la ilustradora sevillana María Hesse ha publicado Marilyn. Una biografía, una obra que presenta una visión ilustrada de la actriz como nunca antes se había visto, la de una mujer desconocida, aficionada a la lectura y a la vida. Norma Jean Baker, una mujer real.

"Detrás del símbolo sexual que era Marilyn Monroe había una mujer que tenía ambiciones y sueños, era mucho más que una cara o un cuerpo bonitos" explica la ilustradora. Es así como surge este libro, con un interés más centrado en Norma Jean que en el nombre por el que era reconocida. "Leyendo y documentándome para el libro de Frida me topé con esta idea. Marilyn estaba muy sexualizada, pero detrás de ella había una persona con sus gustos y ganas de vivir y experimentar su sexualidad", cuenta Hesse.

Tras publicar El placer, un libro que pretendía ser erótico pero no pudo debido a la censura en de las redes con las publicaciones de carácter sexual, quiso centrarse en una Marilyn libre y erótica sin caer en la cosificación y los tabúes de género. "Tengo bastante libertad en mi editorial y me han dado alas para llevar a cabo este proyecto" explica la ilustradora, que agradece la suerte que tuvo al encontrarse con una editorial como la suya, Lumen.

Las obras que encontraba sobre Marilyn tenían un fuerte carácter machista

Tras un año de investigación, de leer muchos y libros y ver documentales sobre la actriz, María Hesse llegó a la conclusión de que era muy necesaria la visión de Marilyn desde una perspectiva femenina que la reconoce más allá de un cuerpo reconocido. "Ha sido difícil encontrar información sobre Norma Jean, la mayoría eran libros escritos por hombres y con frases que eran dignas de compartir con mis amigas por el fuerte carácter machista que contenían" expresa Hesse.

Cierto es que lo poco que sabemos de Marilyn es que se trataba de un símbolo sexual de la época, pero su investigación va más allá. También se dio cuenta del sesgo masculino que nos ha llevado a ver a la actriz como un símbolo sexual y olvidarnos de que debajo de ella existía una persona real con sentimientos y necesidades.

"Ya estuve a punto de hacer este libro en 2016, pero suerte que no lo he hecho hasta ahora" comenta la ilustradora, que desvela que en estos años ha mejorado mucho su visión femenina y feminista. Tras la publicación de su primera biografía y de El placer, esta sevillana de adopción reconoce que ha crecido mucho en este tema. "Las mujeres necesitamos conocer nuestra sexualidad. Y los hombres conocernos también.

Hasta hace años los libros sobre sexo para chicas estaban destinados a complacerlos a ellos", lamenta Hesse. El hecho, además, de que se trate de archivos ilustrados llama la atención en un público especialmente joven. "Un trabajo al que hay que dedicar horas y horas para llegar a transmitir lo que quieres, y aún así siempre está la duda de saber si lo consigues" continúa. "Es un trabajo que no está lo suficientemente valorado".

Es importante educar a los niños enseñando que cada trabajo es importante

Son muchos los materiales utilizados y el tiempo que se invierte en crear diseños como este, mucho más en un libro que debe compensar ilustraciones y texto. No obstante, la ilustradora se considera una privilegiada, porque "muchos otros artistas tienen que regalar su trabajo y ni aún así". La solución que propone es educar en las aulas y en casa desde pequeños. "Hay que darle a cada trabajo la misma importancia. Tan válido es ser médico como artista".

María empezó a dibujar con apenas seis años, sin embargo estudió Educación Especial e intentó hacer oposiciones hasta que se dio cuenta de que no era feliz. La felicidad empezaba cuando acababa la presión de las oposiciones y volvía al trazo. Aún así reconoce que el camino hasta llegar a donde está ha sido duro y que los libros traducidos en 19 países llevan detrás muchas horas de trabajo y a precios muy por debajo de lo invertido. "Es un riesgo que hay que correr y un miedo que hay que tener. Eso significa que de verdad amas lo que estás haciendo", reflexiona.

La obra de esta ilustradora ha sido traducida en todo el mundo a dieciséis idiomas y ha alcanzado a más de 200.000 lectores. Unos lectores que, este año y debido a la situación sanitaria, no podrán asistir a las firmas del libro. El factor humano y el diálogo se pierden, cosa que es muy necesaria para la autora, que revela que es fundamental esta conversación para seguir creciendo como artista.

Marilyn se presentó en Madrid de manera presencial y con limitaciones de aforo por la Covid. Tampoco hubo firmas, por lo que Hesse ha tenido que hacer todas sus promociones de manera virtual. A excepción de su visita a Cosmopoética del pasado lunes.

"Espero que tenga la misma repercusión que los anteriores libros, la gente me mostró su calor y fue una respuesta muy positiva", comenta. Además, la sevillana espera volver cuanto antes a compartir su obra con la gente fuera de las redes sociales, que "parece que levantan un muro entre el artista y el público y que somos menos humanos", concluye.

Etiquetas
Publicado el
8 de diciembre de 2020 - 06:14 h
stats