EL SELFI

Joaquín Reyes: “Cuando oigo 'estúpido hijo de perra' siempre vuelvo la cabeza”

El selfi de Joaquín Reyes.

El cómico Joaquín Reyes llega a Córdoba casi con la hora pegada al culo para charlar con el escritor Carlos Pardo en el I Encuentro Internacional Ciudadanía, Cultura y Sostenibilidad, organizado en el marco de Córdoba ciudad de las ideas, el proyecto cultural del Ayuntamiento de Córdoba y el creador Fernando Vacas, que llena estos días la ciudad de reflexión.

El chanante humorista, dibujante, guionista, monologuista y actor, viene ahora con una novela debajo del brazo (Subidón, Blackie Books, 2021). Antes de poner un pie en la ciudad, acepta responder con su legendaria verbigracia, a un cuestionario rápido y absurdo, en el que caben Carlos Latre, Nicolas Cage, Joe Biden y Vladimir Putin, y en el que confiesa no recordar casi nada de su también legendaria despedida de soltero en Córdoba.

PREGUNTA. Vienes a Córdoba a un encuentro que busca generar una reflexión crítica. ¿Piensas hablar mucho? Porque mi padre decía que hablar mucho quita tiempo de reflexionar. 

RESPUESTA. Sí. Voy a hablar todo lo que pueda. Es mi especialidad: la verborrea loca. Espero que el público sepa cribar el grano de la paja. 

P. Tu primera novela se llama Subidón pero no está inspirada por una fiesta en casa de Ernesto Sevilla.

R. No, desgraciadamente no. La novela cuenta las aventuras que vive un cómico manchego en una semana. Hay amor, misterio… drama existencialista. Es como una novela de Juan Gómez Jurado, pero sin descripciones.

P. Dime un motivo por el que nuestros lectores deberían dejar el móvil y correr a comprar tu primera novela y no la de Raúl Cimas.

R. Pues principalmente porque el libro de Raúl no es una novela. Raúl todavía no ha escrito ninguna. Creo que está en ello. Y que se llamará Batiburrer, pero no te lo puedo confirmar.

P. En la novela, el personaje principal podría ser una de tus imitaciones. Se parece mucho a ti pero no es del todo tú. ¿Quién te gustaría que hiciera de ti en una hipotética película y por qué?

R. Barajo varias opciones: Hugo Silva, Mario Casas…

Putin da mucho juego porque prácticamente es un villano de cómic

P. Eres el único imitador capaz de ser otras persona sin dejar de ser tú mismo. ¿Te ha denunciado Carlos Latre de intrusismo?

R. Debería, porque hay que ser sinvergüenza para haber parodiado a más de doscientos personajes sin cambiar la manera de hablar ni la voz.

P. ¿Para cuándo un zanguangos de un político cordobés? ¿A quién escogerías y por qué gesto suyo empezarías la imitación?

R. Todavía no he hecho el trabajo de campo, admito sugerencias. 

P. Hablando de política, ahora que Rusia y USA están tarifando por Ucrania, Putin ya va ganando la guerra fría esta porque tiene una imitación de Joaquín Reyes, mientras que Joe Biden todavía no. ¿Es mucho más atractivo hacer de jerarca ruso que de anciano de Pensilvania?

R. Putin desde luego da mucho juego porque prácticamente es un villano de cómic, pero me encantaría hacer de Biden, que también tiene lo suyo (que no le pongan a una estudiante cerca). 

P. Cuando Biden dice, como dijo el otro día, “estúpido hijo de perra”, ¿está pidiendo a gritos un zanguangos?

R. Me encantó como lo pronunciaba, así con la boca de medio lado. Por otro lado, cuando oigo “estúpido hijo de perra” siempre vuelvo la cabeza.

P. Tú y tus compadres habéis cambiado la forma en la hablamos el resto. ¿Qué nuevos palabros tienes entre manos y piensas imponernos mientras la RAE acepta culocarpeta o regulero?

R. La verdad es que yo he aportado pocas, casi todas son de mis amigos. Pero claro, me las he apropiado (lo mismo pasó con sus ideas y con su dinero). Pero aquí te dejo una perla: Yoguilates.

P. Dame un vaticinio: ¿Crees que van a nominar a Nicolas Cage a los Oscar por la del cerdo o habrá que esperar ys al Oscar honorífico?

R. Te recuerdo que Nicolas ya tiene un Oscar. Y que vendió su alma (y su pelo) al diablo por conseguirlo, eso lo sabe todo el mundo.

P. ¿De qué nos va a salvar el humor, Joaquín?

R. Hundirnos, nos vamos a hundir igual, pero con una sonrisa.

P. Para terminar, pero no menos importante: ¿Recuerdas algo de tu despedida de soltero en Córdoba?

R. De muy pocas cosas (siendo esto algo bueno). Pero sí recuerdo que nevaba, y que Ernesto metió su cabeza en una fuente, en una grande claro.

Hay que ser sinvergüenza para haber parodiado a más de doscientos personajes sin cambiar la manera de hablar ni la voz

Etiquetas
stats