Los embajadores de las artes españolas se citan en la ciudad patrimonio

Foto de familia de autoridades y premiados en las Medallas de las Bellas Artes | MADERO CUBERO

Los Reyes de España han entregado este lunes en Córdoba las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2017, que reconocen a las personas y entidades que han destacado de modo eminente en el campo de la creación artística, prestando servicios señalados o fomentando notoriamente la enseñanza, el desarrollo y difusión del arte o la conservación del patrimonio artístico nacional.

Ha sido en un acto solemne celebrado en el Palacio de La Merced al mediodía y que ha estado marcado por la vinculación entre las bellas artes y Córdoba, una ciudad cuya belleza ha sido reivindicada por todos los que se han subido al atril. También los que no se han subido, los premiados, protagonistas de la jornada.

Entre la veintena de galardonados, el artista Luis Eduardo Aute, el cantautor José Luis Perales, el actor Andy García, Chiquito de la Calzada (a título póstumo), el director de fotografía José Luis Alcaine, el actor Juan Echanove, la bailaora Eva Yerbabuena, los grupos de Hombres G y Maná, el compositor Alberto Iglesias y el dibujante Andrés Rábago (El Roto).

También están entre los galardonados el cocinero José Andrés, el interiorista Pascua Ortega, la cantante Lolita, la actriz María Luisa Merlo, el torero Dámaso González Carrasco (a título póstumo), el traductor Miguel Sáenz Sagaseta, el escritor Jordi Serra i Fabra, la artista Thessa Herold, la restauradora María Paz Navarro, la promotora cultural María del Carmen Mateu, los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, el matrimonio mecenas María Isabel Ruiz y Óscar Alzaga y la paisajista Consuelo Martínez-Correcher.

El acto, al que también han acudido el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, además del presidente de la Junta, Juanma Moreno; la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet; la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, y el presidente de la Diputación de Córdoba, entre otras autoridades, ha tenido lugar en el Palacio de la Merced.

Los Reyes han hecho su entrada puntuales, un minuto antes de las 12:00, aunque Felipe de Borbón ha sido el último en tomar la palabra. Su discurso ha arrancado con una loa a Córdoba, “una de las ciudades más bellas y con una de las historias más fascinantes de Europa”. “El mundo tiene aquí un tesoro, en esta ciudad alegre y misteriosa a un mismo tiempo. Por eso no es de extrañar que tenga el récord de contar con cuatro declaraciones como Patrimonio Mundial por parte de la Unesco. Su pasado romano, califal, las huellas que han dejado las distinta culturas aún pueden rastrearse en los rincones de sus calles. La cultura siempre suma tradición y porvenir”, ha dicho el monarca.

A su juicio, no hay mejor canal de transmisión que el arte y la creación, y por ello entiende que todas las manifestaciones culturales devuelven “una imagen fidedigna de las personas que conformaron ese momento y esa comunidad”. Además, ha mostrado una mención especial para los premiados americanos, pues son un símbolo de la cultura compartida, “tan rica y profunda que podemos entenderla verdaderamente cuando miramos desde ambos lados del Atlántico”.

El Rey ha comenzado su discurso, expresando su lamento por el asesinato del misionero salesiano Antonio César Fernández en Burkina Faso. La primera en hablar ha sido la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que ha destacado que la cultura es la señal de identidad de Córdoba, y ha puesto como ejemplo los hitos y eventos culturales de la ciudad, que “no es solo un bello vestigio de lo que un día fue”.

El ministro de Cultura, por su parte, ha sido el siguiente en tomar la palabra. Guirao ha resaltado que Córdoba es una ciudad espléndida que fue una de las capitales del mundo, y que ha conservado su patrimonio de forma admirable. A los premiados los ha ubicado entre un grupo de personas que ha trabajado por darle sentido a la sociedad. El ministro, por cierto, ha recibido en nombre del Gobierno de España los pitos de los funcionarios de prisiones, concentrados en frente de la Iglesia de La Merced.

En nombre de los premiados ha tomado la palabra Lolita, que ha resaltado que esta medalla “se la dan a toda mi estirpe”, y ha hecho un alegato a favor del talento como motor de la creación. Por su parte, Juanma Moreno ha señalado que Córdoba “es una ciudad de filósofos y poetas”. “La historia de Andalucía es un compendio de grandes civilizaciones, una tierra capaz de seducir a creadores de todo el mundo”, ha añadido. Moreno ha dedicado su discurso a “un malagueño bueno, un paisano, Chiquito de la Calzada”.

Etiquetas
stats