El yerno de Sandokán asume la culpabilidad y permite su absolución

.
El líder de Ucor y su esposa estaban acusados de un delito de desobediencia por no entregar su declaración de bienes a un juez en una causa por impagos

Rafael Gómez, el líder del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Córdoba (Ucor) ha sido absuelto, junto a su esposa, de un delito de desobediencia grave a la autoridad judicial. El fiscal le pedía nueve meses de prisión por negarse hasta tres veces a entregar su declaración de bienes dentro de una causa de impagos a un particular. Gómez, conocido popularmente como Sandokán, y su esposa han llegado a un acuerdo con el fiscal una vez que su yerno,

R. Ll. I, también acusado por el mismo delito, ha asumido toda la culpa y ha aceptado los nueve meses de cárcel. No obstante, no tendrá que ir a la cárcel ya que el tribunal lo ha pedido así al no tener antecedentes por otros delitos. El tribunal acepta las explicaciones del letrado de Gómez en las que afirma que tanto el empresario como su esposa desconocían las reclamaciones que hizo el juez puesto que no les fueron trasladadas por su yerno.

En 2010 Gómez fue denunciado por un impago de 55.000 euros tras la compra de una atracción en el parque de atracciones de Tívoli, en Arroyo de la Miel (Benalmádena, Málaga), que gestiona el empresario. El escrito de la Fiscalía asegura que el concejal, su mujer y su yerno, administrador del Grupo de Empresas Rafael Gómez, fueron requeridos por el juez hasta en tres ocasiones para que enviara al juzgado una relación de los bienes que tenía la compañía a su nombre. En las tres ocasiones, se le advirtió de que podría incurrir en un delito de desobediencia si no lo hacía. Finalmente, al tercer aviso se decidió instruir la causa contra Rafael Gómez, su mujer M. D. S. M. y su yerno, R. Ll. I.

“Los acusados con absoluto desprecio a la autoridad judicial requiriente hicieron caso omiso a los requerimientos, a pesar de ser advertidos de las consecuencias de rebeldía”, concluye en su escrito la Fiscalía. Rafael Gómez ya tiene antecedentes penales (aunque aún no firmes), puesto que concejal fue condenado a seis meses de cárcel por un delito de cohecho por su implicación en el caso Malaya. Sin embargo, el edil ha recurrido esta sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Aun así, la Fiscalía ha recurrido esta condena ante el Tribunal Supremo y pide que le sea impuesta una pena de 18 meses de prisión.

A su salida de los juzgados, Sandokán se ha mostrado muy tranquilo y satisfecho. “Es normal que me absolvieran. Pero no teníamos que haber llegado a este punto, todo se debió a una equivocación de mi yerno que pensó que no tenía que informarnos de los avisos del juez porque no tenían trascendencia. Y claro, cuando nos lo dijo y fuimos a hablar con el juez, ya se lo explicamos”, se ha excusado. “El juez creyó que nosotros queríamos rehuir de la justicia pero no es así. Ni yo ni mi mujer tenemos que esconder nada”, continuó.

No es el único caso que tiene Sandokán y su familia en los tribunales. Desde hace cinco años, en julio de 2009, Rafael Gómez, su mujer y sus cuatro hijos están imputados por el Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Provincial de Córdoba por un presunto delito contra la hacienda pública. Según el auto firmado por el juez en julio de 2009, el empresario y político, junto a toda su familia, está acusado de haber dejado de pagar 69,9 millones de euros en impuestos. Esta mañana ha respondido ufano: “Como si el fiscal dice que debo 300.000 millones. Tendrá que demostrarlo. Yo tengo la conciencia muy tranquila”.

Etiquetas
stats