La vecina acusada de tirar basura por la ventana fue condenada por amenazas hasta en dos ocasiones

Amenazas recibidas por las víctimas.

“Me voy a convertir en tu peor pesadilla”. “Mañana voy a quemar el teléfono de tu trabajo y hasta que no te echen no voy a parar. Vas a pagar con sangre lo que me estás haciendo”. “Ten cuidado porque puede ser que un día cuando vayas al colegio a por tus hijos no los encuentres”. Éstas son algunas de las amenazas que recibieron hasta tres mujeres -según ha podido recabar CORDÓPOLIS- de la vecina del bloque de Miralbaida acusada de tirar basura a los patios interiores, M. N. N. Estas mujeres, además, decidieron llevarla a juicio y fue condenada, aunque ninguna de ellas ha cobrado un euro.

Por miedo a futuras represalias prefieren mantener el anonimato. Todas coinciden en que nunca habían tenido relación con M. N. N. y que lo hicieron a través de varios grupos de Facebook. En público o en privado, aseguran que esta vecina de Miralbaida comenzó a insultarlas y a amenazarlas con atentar contra su propia integridad o la de sus hijos. En un caso llegó, incluso, a utilizar las fotos de los hijos de una de las denunciantes.

Sonia (nombre ficticio) es una de las víctimas. Tras continuas amenazas, insultos y llamadas a través de las redes sociales, decidió interponer una denuncia, que fue admitida trámite. Cuenta, además, que la situación le llegó a afectar en la inmobiliaria en la que trabajaba “ya que piso que publicaba, ella [M. N. N. ] decía que era yo una estafadora”. En su testimonio a CORDÓPOLIS, Sonia manifiesta que esta vecina la “llamaba incluso al trabajo” insultándola o solicitaba quedar con ella para ver un piso. El juez condenó a M. N. N. por un delito leve de amenazas al pago de 90 euros a Sonia.

María (nombre ficticio) decidió denunciar a M. N. N. en 2017 tras atravesar las mismas circunstancias que Sonia. En su caso, los insultos y amenazas provinieron después de que su madre difundiera en un grupo de Facebook que vendía muebles de segunda mano. María cuenta que “esta mujer preguntó” y su madre “le dijo que se lo regalaba”, pero M. N. N. le insistió en que le llevara los muebles a su casa. Ante la negativa, “empezaron los insultos y las llamadas hasta de madrugada”, relata María, que comenta que “esta mujer llegó incluso a coger una foto” de su hija “y dijo que era adoptada”. M. N. N. fue condenada por un delito de injurias a cinco días de arresto domiciliario.

Ana (nombre ficticio) también llevó a juicio a M. N. N. en 2016. Sin conocerla “de nada”, relata que “empezó” a insultarla y a amenazarla con frases como “Puta guarra, me follo a tu marido, ten cuidado por la mañana cuando salgas con el coche a llevar al niño al colegio”. Ana denunció, además, que “esta mujer subió fotos” de sus tres hijos menores a su perfil de Facebook. Fue condenada por otro delito leve de amenazas y a abonar 180 euros a Ana. Al igual que Sonia, todavía no ha recibido ninguna indemnización.

Ellas denunciaron, pero hay otras víctimas que decidieron no hacerlo, tal y como ha podido confirmar este periódico. Éste es el caso de Olga (nombre ficticio), cuyo marido murió en un accidente de tráfico y que fue objeto de las burlas y los insultos, supuestamente, de M. N. N. en un grupo de Facebook. “No he querido nunca denunciar porque mis hijos se enterarían de lo que estaba pasando y eso es lo que menos quería”, concluye Olga.

Etiquetas
stats