“Los turistas sí han hecho su reserva 'on line'. Los cordobeses, no”

.
Colas y voluntarios saturados en la primera jornada en la que se intenta regular a través de internet la masiva llegada de turistas a los patios de CórdobaEl voluntario alterna el inglés con el castellano, mientras con una pequeña PDA va facilitando la entrada al patio de la calle Judíos. Hace apenas una hora que se ha abierto el patio y ya se ha quedado sin las “pocas” entradas que tenía para aquellas personas que querían entrar pero no habían reservado antes por internet. Entre turista y turista, cruza unas palabras con el periodista que le pregunta que cómo puede ser eso, que tan pronto ya se haya acabado el pase a los que vienen sin él. Y responde. “Los extranjeros, los turistas sí han hecho su reserva on line. Pero los cordobeses, no. Se ve que no se han enterado”. Se encoge de hombros y sigue facilitando la entrada a los turistas, muy ágil y rápida con la PDA.La cola en la calle Judíos (por su estrechez) puede parecer muy exagerada. Pero no lo es tanto. En apenas dos minutos, el turista que va con su entrada en la mano derecha, el mapa en la izquierda, la mochila en la espalda y la cámara de fotos colgando del meñique está dentro contemplando las macetas y las miles de flores, extasiado. Aunque con prisa porque poco a poco tiene que abandonar el recinto. Hay poco tiempo, la cola empuja y encima tiene que dirigirse en las próximas dos horas al siguiente patio de la única zona (Judería) que tiene habilitado por parte del Ayuntamiento.Esta novedad arroja también una imagen curiosa por las calles de Córdoba. A los turistas con planos y desorientados, se suman ahora los turistas con planos y entradas desorientados. Paran a todos los que parecen cordobeses para preguntarle por el patio más próximo. Y, sorpresa, la mayoría consigue llegar.Mientras tanto, cuando se le pregunta por el número de gente que ha podido entrar a este patio de la calle Judíos, el voluntario se vuelve a encoger de hombros. “Mucha”, responde. Al tiempo que apunta que serán los gestores de Intelify los que determinen concretamente cuánta gente lo ha hecho. Y sí, ya tienen un primer balance.Según los datos de Intelify facilitados a su vez por el Ayuntamiento de Córdoba aseguran que en la Judería el viernes por la mañana han entrado a los patios 1.400 personas. No ha sido la zona más visitada (como era de esperar). Al contrario, el lugar al que más gente ha acudido ha sido (como era de esperar) San Basilio, que ha contado 1.600 personas. Ha sido en tres patios de esta zona donde se han registrado las mayores colas. En concreto, la llegada de grandes grupos de turistas ha puesto las cosas muy difíciles en San Basilio 15 y 15, y en Martín de Roa 1.Mucha gente ha ido también a Santa Marina para ser un viernes por la mañana (1.500 personas), y bastante menos han recorrido las zonas de San Lorenzo (800), Regina (500) o San Pedro (600). En total, han sido 6.400 las personas que han visitado cada uno de los patios de Córdoba el viernes por la mañana. Una cifra exacta. La primera.En cuanto al balance de los voluntarios, según el Ayuntamiento han faltado cinco por enfermedad. Han quedado cuatro patios sin cubrir y se ha subsanado dedicando al coordinador de zona exclusivamente a supervisión de entrada en dichos patios.Eso sí. Todos los voluntarios preguntados insisten en una cosa: la prueba de fuego será el sábado. El éxito de la plataforma digital depende de este día. Turistas fotografiando el patio de Martin de Roa nº 7 FOTO: MADERO CUBERO
Colas y voluntarios saturados en la primera jornada en la que se intenta regular a través de internet la masiva llegada de turistas a los patios de Córdoba

on line

Etiquetas
stats