Un tercio de los andaluces afirma no sentirse cómodo trabajando con una persona infectada por VIH

Una voluntaria de Cruz Roja realizando una atención.

El 31 por ciento de los andaluces declara que no se sentiría cómodo trabajando con alguien que estuviera infectado por el virus del VIH, un porcentaje que se sitúa por encima del 28 por ciento de la media española, según se desprende de la encuesta '¿Ha dejado el VIH de ser un problema?', realizada por la International Association of Providers of AIDS Care (Iapac, por sus siglas en inglés) con la colaboración de Gilead Sciences.

De acuerdo con las cifras registradas por esta encuesta, que ha sido realizada entre 24.212 personas mayores de 18 años de 12 países europeos (2.000 españoles), la estigmatización social del VIH, el desconocimiento de la enfermedad y la discriminación que a menudo sufren estos pacientes "sigue siendo un importante problema" que llega hasta un tercio de los andaluces. Todo ello pese a que, hoy en día, con acceso a un tratamiento apropiado, los pacientes con VIH pueden vivir casi tanto tiempo como la población general y desarrollar una vida normal.

Aun así, tan solo un 36 por ciento de las personas que han participado en la encuesta, en sintonía con la media española, creen que estos pacientes pueden desempeñar cualquier tipo de trabajo. Además, casi la mitad de la población (45%) considera que no deberían trabajar en el ámbito sanitario.

Además, según este estudio, este estigma del VIH también se extiende al entorno personal ya que el 58 por ciento de los andaluces reconocieron que, en caso de estar solteros, no se sentirían cómodos saliendo con alguien infectado por el virus. En el caso de la media española el porcentaje es ligeramente inferior (55%). Solo a un 27 por ciento de los andaluces no le importaría salir con una persona seropositiva frente al 30 por ciento de España.

Uno de los avances más importantes en el tratamiento del VIH en los últimos años ha sido conseguir controlar la carga viral en sangre. Sin embargo, solo el 14 por ciento de los encuestados, al igual que en el resto de España, sabe que cuando los pacientes responden adecuadamente al tratamiento, y alcanzan carga viral indetectable y estos pacientes no transmiten el virus.

Además, la mitad de los andaluces (50%), al igual que la media española, cree que las personas infectadas por el VIH pueden seguir transmitiendo el virus a otros a pesar de tener la infección controlada. Asimismo, solo el 48 por ciento sabe que es perfectamente posible tener hijos VIH negativos a través de relaciones sexuales naturales.

Por otro lado, un tercio de los andaluces (34%) sigue pensando que es posible contraer el virus al compartir un cepillo de dientes y el 62 por ciento declaró no haberse realizado nunca la prueba del VIH. De aquellos que declararon haberse hecho la prueba del VIH alguna vez, el 47 por ciento lo hizo por última vez hace más de cinco años.

Sobre el uso del preservativo, a pesar de que el 51 por ciento afirma usarlo siempre que mantiene relaciones sexuales con una pareja nueva, el 21 por ciento de los andaluces explica usarlo rara vez o nunca, un porcentaje que se sitúa en la media española. Además, el 79 por ciento de los encuestados cree que no tiene riesgo de contraer el virus y el 27 por ciento no considera necesario hacerse la prueba después de haber mantenido relaciones sexuales sin precaución con una nueva pareja.

El estudio recuerda que estar infectado por VIH es haber estado expuesto al virus, pero no necesariamente se tiene que desarrollar la enfermedad. Por su parte, el SIDA es una condición causada por el virus del VIH que ataca fuertemente al sistema inmunológico dejando de funcionar de forma eficaz. Esta diferencia es desconocida por más de la mitad de los andaluces, concretamente el 55 por ciento (5 puntos más que la media española).

Asimismo, uno de cada cinco de las personas encuestadas sabe que si se le diagnostica a alguien el VIH de manera precoz, e inicia tratamiento lo antes posible para poder alcanzar una carga viral indetectable lo antes posible, tendrá una esperanza de vida superior. El 53 por ciento cree que un tratamiento efectivo reducirá considerablemente la probabilidad de desarrollar SIDA.

El 61 por ciento de los andaluces creen que en España el virus del VIH está bajo control. Además, aunque los conocimientos que se tienen en España sobre el VIH son limitados y es necesario continuar con la labor de concienciación de la población, los niveles de sensibilización y confianza en el tratamiento se encuentran por encima de la media de los países de Europa.

De hecho, el 68 por ciento de los andaluces coinciden en considerarlo como un problema de salud pública frente al 64 por ciento del resto de España y el 85 por ciento consideran una prioridad destinar fondos públicos para la lucha contra el VIH, frente al 83 por ciento nacional.

Etiquetas
stats