Imputan tres delitos a la conductora del coche que se cayó el domingo a un canal de riego

Un agente de la Guardia Civil de Tráfico

Sobre las 7:35 del domingo 7 de noviembre de 2021, a la altura del kilómetro de la carretera CP-338, en Puente Genil, se produjo un siniestro vial en el que un turismo se salió de la vía, chocó contra la barrera de protección y acabó cayendo al canal de riego Genil-Cabra, resultando heridas graves las tres personas que lo ocupaban, una de las cuales hubo de ser trasladada en el helicóptero del 061.

Al lugar acudieron varias patrullas de la Guardia Civil. Según ha informado el instituto armado a través de una nota de prensa, la conductora carecía de permiso de conducir y arrojó resultado positivo en las pruebas de alcoholemia (0,20 mg/l), habiéndose realizado también la de drogas estando a la espera de sus resultados. Los equipos de atestados del Subsector de Tráfico han instruido diligencias por los delitos contra la seguridad vial de imprudencia temeraria, conducir bajo los efectos del alcohol o drogas y carecer de permiso de conducción.

Por los delitos de conducir un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción, con temeridad manifiesta poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas y bajo la influencia de drogas tóxicas y/o bebidas alcohólicas, la conductora se puede enfrentar a una de prisión de hasta tres años y privación del derecho a conducir hasta seis años.

La tasa máxima permitida de alcohol en aire espirado para conductores noveles es 0,15 mg/l, la misma que se aplica para aquellos que carecen de permiso de conducir.

El consumo de alcohol y drogas en la conducción, junto con el exceso de velocidad, es a día de hoy una de las principales causas de accidente en nuestras carreteras, donde se pone en peligro, no solo la vida e integridad física de la conductora del vehículo y sus ocupantes, sino también la del resto de usuarios de la vía.

Algunos efectos generales que puede producir el alcohol sobre el conductor son: una falsa seguridad en sí mismo, mayor tolerancia al riesgo, aumento del tiempo de reacción, descoordinación motora, alteraciones visuales, disminución de la coordinación y somnolencia.

Los distintos estupefacientes, aun en dosis bajas, pueden tener diversos efectos que van desde alteraciones de la visión, pérdida de control psicomotor, confusión y alucinaciones hasta exceso de autoconfianza, aceptación del riesgo, pasando por falta de concentración, fatiga, somnolencia, falta de atención, … entre otros.

Etiquetas
Publicado el
10 de noviembre de 2021 - 12:28 h
stats