Stop Desahucios reparte en un año 60 toneladas de alimentos

Voluntarios de Rey Heredia, que colaboran con Stop Desahucios, cocinando en el comedor social de la Acampada Dignidad. | MADERO CUBERO
La plataforma de apoyo a los afectados por las hipotecas afirma que se han multiplicado las ocupaciones de viviendas vacías en Córdoba

Hace un años, los integrantes de la plataforma Stop Desahucios de apoyo a las personas afectadas por los impagos hipotecarios, comprobaron que muchas de las familias y particulares que se acercaban a pedir ayuda por sus problemas con los bancos, tenían serios problemas para cubrir la necesidad más básica: comer. Para responder a esta demanda se puso en marcha el centro autogestionado de alimentos que en un año ha repartido más de 60 toneladas de comida.

El centro está dirigido por los propios integrantes de Stop Desahucios y se nutre de las aportaciones de los vecinos y de los centros comerciales a los que asisten los voluntarios a recoger los alimentos. Desde julio, y gracias a la intermediación de la Junta, el Banco de Aliemntos, que en un principio había negado su colaboración, comenzó a dotar de frutas los almacenes de la plataforma.

Lo más demandados son los alimentos no perecederos como el arroz, los garbanzos y las pastas, que suman más de 43.800 kilos, seguidos de las frutas, verduras y patatas (5.400 kilos) los botes de tomate triturado y frito (3.200); los potitos de bebé (3.130).

Rafael Carmona, portavoz de la plataforma ha lamentado que la situación de las más de 100 familias que se han visto beneficiadas por este centro solo se haya paliado y no haya mejorado en el fondo. “Y no lo hará hasta que las administraciones local, comunitaria y central se preocupen en resolver el meollo de este problema. La única alternativa para cambiar esta situación se dará cuando tengamos gobernantes sensibles con estos problemas”, señaló.

La alimentación es solo uno de los frentes abiertos que tiene la plataforma. Otra de las líneas básicas de trabajo, además de la asistencia legal y psicológica, es la de ofrecer un techo a aquellas personas que han sido desahuciadas. Carmona reconoce que son decenas los pisos que se han ocupado de manera irregular. “Hay más de diez bloques enteros con personas viviendo dentro”, avanzó. Más del 90% de estas viviendas son casas vacías pertenecientes a los bancos. También hay personas que, a pesar de tener una orden de desahucio, siguen viviendo en sus casas.

Los beneficiarios de la comida del centro autogestionado pueden ser personas que ocupan casas o solo gente que se acerca a Stop desahucios acuciada por su hipoteca y con problemas para poder comer. “También hay personas que colaboran con nosotros y que, aunque no tienen peligro de perder su casa, apenas tienen dinero para comprar alimentos de primera necesidad”, señaló Carmona.

En este sentido, el portavoz lamentó la actitud del Ayuntamiento, gobernado por el PP, con el comedor social de la Acampada Dignidad, en el colegio Rey Heredia. Este comedor estuvo durante meses dando de comer a más de 100 personas sin recursos. Pero el Ayuntamiento ha cortado los suministros básicos de agua y ha denunciado por insalubre las instalaciones. “Eso es algo intolerable”, ha criticado Carmona.

Etiquetas
stats