La sandía no está sola: los alimentos que suben hasta un 800% su precio desde el origen al consumidor

Alimentos en un supermercado | PIXABAY

El precio que paga el consumidor por productos del campo actualmente ha llamado la atención en algunos típicos del verano como la sandía, que siempre había sido un producto barato. Pero la sandía no está sola y en el Índice de Precios en Origen y Destino de Alimentos elaborado por la organización agraria COAG en el pasado mes de junio, se comprueba cómo el precio de distintos alimentos producidos en el campo han multiplicado hasta nueves veces su precio en origen cuando llega al estante de la tienda, con una subida de hasta un 800%.

En junio, el 'top ten' de los productos agrícolas que más han subido su precio desde lo que se paga al agricultor hasta lo que paga el consumidor ha estado liderado por las naranjas: en el campo se paga a 0,15 euros el kilo y en la tienda se paga a 1,48. Es decir, su precio se multiplica por 9,87, aumentando su valor un 887%.

Los ajos siguen en este listado de las mayores diferencias de precios en origen y para el consumidor: 0,70 euros el kilo en el campo, por 5,94 en la frutería o el supermercado, lo que supone multiplicar por 8,49 su valor y subirlo hasta un 749%. Las zanahorias pasaron de 0,14 euros en el campo a 1,02 en la frutería -7,29 veces más subiendo su precio un 629%-, mientras que las patatas se pagaron a 0,20 euros el kilo al agricultor y en la tienda costaban 1,35 -6,75 veces más, lo que supone un 629% de su precio inicial.

El informe de COAG sobre los precios en origen y en destino incluye también en este 'top ten' de incremento de su valor las ciruelas, que se pagaron a 0,66 en el campo y a 4,37 en la frutería -6,62 veces más y un 562% de incremento-, mientras que por la lechuga se pagaba 0,18 la unidad al agricultor y en destino 1,10 -6,11 veces más y un 511% de subida-.

En el séptimo puesto del ranking es donde se colocó en junio la sandía: de 0,36 euros el kilo en el campo se pasó a pagar a 2,17 en destino -multiplicando su precio por 6,03 y subiendo así un 503% su valor para el consumidor.

Y completan este listado de los diez alimentos del campo que más han incrementado su precio del agricultor a la tienda las acelgas - de 0,64 euros el kilo a 2,66, 4,16 veces más subiendo un 316% su precio-; las aceitunas de mesa se pagaron a 1,39 en el campo y a 5,48 en destino -3,94 veces más con una subida del 294%-, y en décimo lugar se sitúa el aceite de oliva virgen extra, pagado al agricultor a 3,38 euros el litro y en la tienda a 5,11, lo que supone 1,51 veces más y una subida del 51% en su precio para el consumidor.

IPC disparado

A la espera de conocer el Índice de Precios al Consumo (IPC) definitivo del mes de junio, el adelanto que ofreció el INE a final de ese mes apuntó una inflación a nivel estatal que repuntó hasta el 10,2%, su máximo desde 1985. Según el INE, esta escalada del IPC interanual hasta el 10,2% en junio se debe, principalmente, a la subida de los precios de los carburantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas. También ha influido el fuerte repunte de los precios de los hoteles, cafés y restaurantes.

Todo, o casi todo, es mucho más caro que hace un año. Y esa realidad se ve en la cesta de la compra, hasta donde llegan con precios multiplicasos los productos del campo debido a la crisis de los carburantes. Unos precios que está frenando ya el consumo de los familias.

Etiquetas
stats