Los embalses volverán a abrir de lunes a viernes para salvar lo que se pueda de la campaña de riego

La sequía se hace visible en el paso del río Guadalquivir por el Puente Romano de Córdoba

El Comité Permanente de la Comisión de Desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), ha informado este viernes del seguimiento de los desembalses que se vienen realizando en el mes de octubre para finalizar la campaña de riego. Estos desembalses son necesario por la ausencia de precipitaciones en la cuenca. Principalmente se destinan a satisfacer la demanda de agua que tienen los cultivos leñosos en este mes (olivar, cítricos, frutales…). Para ello, la Comisión de Desembalse del pasado 28 de abril acordó reservar 40 hm³ adicionales a los 925 hm³ aprobados, para garantizar el final de la campaña de riego.

Una vez analizada la situación hidrológica de la cuenca, gravemente comprometida por la falta de precipitaciones, el Comité Permanente ha informado sobre el régimen de desembalses desde las presas del Sistema de Regulación General que se realizará hasta el 31 de octubre.

En los trece primeros días del mes ya se ha desembalsado del Sistema de Regulación General más del 50% del volumen máximo de los 40 hm³ reservados.

El volumen de agua se desembalsará durante las próximas dos semanas de forma que desde el sábado a las 00:00 hasta el lunes a las 8:00 el caudal circulante sea superior al necesario para cumplir con los caudales ecológicos y, por tanto, suficiente para atender las demandas de riego de aquellas comunidades de regantes que no hayan superado las dotaciones máximas autorizadas para esta campaña.

Por el contrario, el órgano ha advertido que, de lunes a viernes los desembalses irán destinados sólo y exclusivamente al mantenimiento de la demanda ambiental sin que exista la posibilidad de disponer de caudal para la atención de las demandas de riego, al menos mientras persista la ausencia de precipitaciones generalizada en toda la cuenca.

Durante la reunión, el Comité Permanente ha informado de la “pésima situación” en la que se encuentra la cuenca, con 1.207 hm³ embalsados en el Sistema de Regulación General, lo que supone el 21,1% de su capacidad total.

Como consecuencia de las escasas precipitaciones registradas desde el inicio del año hidrológico 2021-2022, las escorrentías naturales son prácticamente nulas en el conjunto de la cuenca, situación que no es previsible que mejore en los próximos días a la vista de las predicciones meteorológicas actualmente disponibles.

En estos momentos, ha apuntado el órgano, los caudales que discurren por los cauces principales de la cuenca proceden en su práctica totalidad de los desembalses que se están realizando para el mantenimiento de los caudales mínimos medioambientales fijados en el Plan Hidrológico de la Demarcación.

El próximo 2 de noviembre se celebrará la primera Comisión de Desembalse del año hidrológico 2021-2022, en la que se hará balance de la campaña de riego, se informará de la evolución del año hidrológico que acaba de finalizar y se analizará la situación actual con vistas a la campaña del año que viene.

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2021 - 10:47 h
stats