Córdoba concluye mayo con la cifra más baja de fallecidos por Covid desde el verano

La UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Desde julio de 2020, hace diez meses, la provincia de Córdoba no registraba una cifra tan baja de víctimas mortales provocadas por el coronavirus. Entonces hubo un solo fallecido en un mes en el que la pandemia prácticamente desapareció de la provincia después del confinamiento duro de la primavera y una lenta desescalada. En junio no hubo ninguna víctima mortal en la provincia de Córdoba y hace justo un año, en mayo de 2020, solo hubo otro fallecido. Esta ha sido, desde marzo de 2020, la mejor racha de la provincia de Córdoba.

Después, poco a poco, todo se estropeó. En verano regresaron los brotes y el virus irrumpió en la provincia de Córdoba con fiereza. En agosto se registraron 16 víctimas mortales y poco a paco la pandemia volvió a estallar. En septiembre se produjeron 83 decesos relacionados con la Covid 19, en octubre fueron 164 y ya en enero se alcanzó el récord provincial, con la muerte de 219 personas. Ahora, una vez que avanza la vacunación, la provincia de Córdoba ha vuelto a anotar cifras bajas de fallecidos.

Según los datos oficiales de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía sobre los datos según su fecha de diagnóstico (y no sobre la comunicación diaria, que son una actualización estadística), en el mes de mayo de 2021 han muerto por Covid un total de seis cordobeses. Es la cifra más baja desde julio, más incluso que la de agosto. Pero hay otro dato más para la esperanza: en los últimos 20 días de mayo no hay diagnosticada ninguna muerte en la provincia de Córdoba asociada a la pandemia.

El efecto de las vacunas se nota en otro dato concreto. En mayo se han registrado más contagios (2.202) que en agosto de 2020 (1.718), pero menos fallecidos. Es la cifra de contagios mensual más baja también desde agosto y la segunda mejor en hospitalizados (130) y la tercera mejor de ingresos en UCI (19). En diciembre hubo menos ingresos en cuidados intensivos (16 en total). La causa está en que ha cambiado el perfil de los contagios: ya no son personas mayores con más riesgo de fallecer, sino jóvenes que tardan más en acudir al hospital y que cuando lo hacen presentan cuadros más graves, por lo que la probabilidad de ingresar directamente en la UCI aumenta.

Además, ha bajado de manera muy notable la tasa de mortalidad en Córdoba. En diciembre, por ejemplo, aún sin vacunas el 2,75% de las personas que daban positivo en la provincia de Córdoba morían. Ahora, en el mes de mayo, la cifra es del 0,2%. La tasa de hospitalización es también la más baja de la serie y actualmente el 5,9% de los que daban positivo acababan en el hospital. Lo normal era que el 10% de los cordobeses que daban positivo en una prueba PCR acabasen ingresando en el hospital.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 06:00 h