Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

CCOO dice que el Distrito Córdoba-Guadalquivir suspende a la hora de captar y fidelizar a los médicos de familia

Centro de salud del Sector Sur

Redacción Cordópolis

0

El sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba ha afirmado a través de una nota de prensa que el Distrito sanitario Córdoba-Guadalquivir “suspende a la hora de captar y fidelizar a los profesionales de Medicina de Familia a los que forma”. Así se desprende del estudio realizado por el sindicato que apunta que solo el 29,4% de los y las médicos que concluyeron su formación como Médico Interino Residente (MIR) de Medicina Familiar en este distrito decidieron quedarse a trabajar en los centros de salud o en los dispositivos de apoyo del mismo.

El delegado de Atención Primaria Córdoba-Guadalquivir de CCOO, José Antonio Prados señala que, “de los 68 MIR de Medicina Familiar que han acabado su formación en las tres últimas promociones, solo 20 se han quedado, es decir, menos de un tercio de ellos y ellas deciden quedarse, cuando es un distrito con una gran falta de profesionales”. De hecho, “en numerosas ocasiones, este Distrito aduce la falta de médicos para no sustituir bajas laborales de larga duración, vacaciones y permisos reglamentarios de estos profesionales”, explica Prados.

Para CCOO, “la realidad es que, después de una gran formación con recursos públicos durante cuatro intensos años, solo 20 han decidido aceptar trabajar en los centros de salud de este distrito, más dos en el dispositivo de urgencias. El resto ha decidido buscar otros empleos”, apunta el responsable sindical.

Los motivos por los que la mayoría de los profesionales MIR decide optar por otros destinos al concluir su formación son diversos, pero la mayoría de los y las médicos consultados por CCOO en el estudio señalan la escasa duración de los contratos y las malas condiciones laborales como las principales razones para abandonar el Distrito Córdoba-Guadalquivir.

En este sentido, Prados apunta que “el Distrito Córdoba-Guadalquivir ofrece a veces contratos de 1 a 3 meses cuando en otra ciudades y autonomías se les ofrecen contratos de 1 a 3 años. Además, las condiciones de trabajo son peores, con agendas interminables y muy alta presión asistencial y muchas menos posibilidades de conciliación, por no mencionar las peores condiciones económicas que les ofrecen, ya que en otras comunidades autónomas como País Vasco, Castilla La Mancha, Extremadura o la Comunidad Valenciana, y no digamos en el extranjero, les ofrecen mucho mejor salario”.

El sindicato critica que, este año, el Distrito Sanitario Córdoba-Guadalquivir, pese a haber creado una Comisión para captar y fidelizar a los y las residentes que acaban el próximo mes de mayo y a haber realizado ya una reunión con ellas y ellos, “amenazan con cometer los mismos errores que otros años: No aportan información sobre lo que les ofrecerán ni cuándo”, advierte el responsable de CCOO quien insiste en que “retrasan aportar información más concreta hasta mediados de abril, echando la culpa a Sevilla, cuando mucho antes de esa fecha ya empiezan a recibir ofertas o al menos ‘compromisos serios’ en Urgencias, en otras ciudades de Andalucía, o en otras autonomías. Además, a estas alturas no pueden confirmarles ni siquiera si los contratos volverán a ser de 3 meses o este año podrán ofertarles contratos mínimos de 1-3 años”.

Por otro lado, los y las residentes se quejan de un trato “poco correcto y muy poco motivador”, lo que no ayuda en absoluto a que se planteen quedarse donde se formaron.

El Delegado de Atención Primaria Córdoba-Guadalquivir de CCOO asevera que “la administración sanitaria de este Distrito Sanitario y de este Gobierno andaluz tiene que dejar de justificar la falta de contratación de profesionales sanitarios necesarios con la excusa de que no hay médicos, puesto que ni tan siquiera son capaces de fidelizar a los propios especialistas en medicina familiar que ellos mismos forman”.

“Aumentar las plantillas, mejorar las condiciones laborales con buenos contratos y menos cargas asistenciales y mejorar las condiciones salariales, como mínimo, a la media española, conseguiría invertir esta huida de profesionales y las cientos de jubilaciones precoces que se están viviendo, rompiendo este círculo vicioso que solo nos lleva a una sanidad pública cada vez más deteriorada, con menos profesionales y más agotados, con listas de demora cada vez mayores y una calidad en la atención cada vez peor pese al esfuerzo, a veces inhumano, de los profesionales que quedan”, reclama Prados.

Etiquetas
stats