La brecha de edad ante el banco: Córdoba apenas tiene dos oficinas por cada 1.000 mayores de 60 años

El cierre de oficinas de bancos y los obstáculos de las personas para gestionar sus ahorros mayores

0

El continuado cierre de sucursales bancarias en los últimos años, los horarios restringidos para realizar determinados trámites, la espera en colas en la calle, las gestiones que solo se pueden hacer por internet o en los cajeros y la falta de personal son algunos de los obstáculos que se encuentran día a día las personas mayores para gestionar sus ahorros en el banco. Esa realidad tiene su explicación en un dato concreto, el número de oficinas de bancos que tiene a su disposición la población mayor de 60 años.

Y, en la provincia de Córdoba, apenas hay dos sucursales por cada 1.000 personas de 60 años o más. En concreto, los mayores cordobeses a partir de esa edad suman un total de 208.032 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y cuentan con 390 oficinas de bancos en toda la provincia. Con ello, apenas hay 1,9 sucursales por cada 1.000 personas mayores en la provincia cordobesa.

Antes de la crisis económica de 2008, en la provincia de Córdoba habría 3,7 oficinas de bancos por cada 1.000 personas mayores de 60 años. En quel año, la provincia cordobesa contaba con un total de 696 sucursales, lo que supone que, actualmente, se han perdido 306 de aquellas oficinas, esto es, hay un 44% menos de oficinas a las que las personas mayores pueden dirigirse para gestionar sus ahorros.

Exclusión financiera

Este asunto ha vuelto al debate económico y político en los últimos días. La exclusión financiera habla de aquellos ciudadanos que tienen complicado el acceso a los servicios bancarios para sus operaciones habituales, algo que se agranda con el cierre de sucursales en España, especialmente en determinados territorios rurales y despoblados. Una iniciativa en una plataforma de firmas iniciada por un valenciano de 78 años ha llegado a oídos del Ministerio de Asuntos Económicos y del Banco de España, quienes se han puesto en contacto con él. El propio Ministerio tuvo un encuentro con las patronales bancarias la pasada semana para exigirles nuevas medidas para evitar el fenómeno de exclusión financiera y el Banco de España ha reclamado una mayor acción en este sentido a las entidades.

La desaparición de oficinas de bancos no es nueva, aunque se haya acelerado en los últimos años. Son trece años continuados, desde la pasada crisis, en los que el sector ha ido cerrando sucursales, lo que deja un escenario muy complicado para una población cada vez más envejecida. A 30 de septiembre, últimos datos publicados por el Banco de España, hay en todo el territorio 20.394 oficinas. Esto supone que -en el conjunto del país- hay, de media, tan solo unas 1,7 oficinas para atender a cada 1.000 ciudadanos mayores de 60 años, según ha avanzado eldiario.es. Esta población, en términos generales, acostumbra a tener menos competencias digitales, lo que complica su traslado a las aplicaciones de banca online, como se pretende en el sector.

Solo entre enero y septiembre de 2021, a falta del dato del último trimestre del año, han echado el cierre en España 2.500 sucursales bancarias. Son 3.000 si se compara con el dato previo a la pandemia. La crisis sanitaria ha acelerado la transformación del sector hacia vías digitales, pudiendo adelgazar sus costes tanto en oficinas como en plantillas. Los principales afectados por esta evolución acelerada de algo que se viene repitiendo desde hace años son las personas mayores, con menores capacidades digitales, que se sienten expulsadas de un servicio que siguen necesitando.

El dato de 2021 contrasta sobremanera con el que existía en 2008, antes de que estallara la crisis financiera internacional, que afectó especialmente al sistema bancario español. Las personas mayores han visto rebajada sensiblemente el acceso a sucursales bancarias. Por aquel entonces, la cifra era de 4,7 oficinas por cada mil mayores de 60 años y actualmente se queda en 1,7 oficinas.

Etiquetas
stats