Primeras voces críticas contra la construcción de la Ronda Norte: ¿realmente hace falta?

Árboles en la calle Escultor Fernández Márquez | ÁLEX GALLEGOS

“Esto no es una plataforma para ninguna lucha, es un instrumento de consenso pensado para profesionales del ámbito general de la ciudad y del patrimonio (en activo o no). Se trata de convencer sobre los efectos desastrosos de este proyecto para la ciudad, no de atacar ni de acusar. No se va contra los que proyectaron la Ronda, los que la mantuvieron o los que pretenden llevarla a cabo. No es, por supuesto, un foro político: sobran el conflicto, la politización del asunto y, por supuesto, las malas maneras”.

El proyecto de construcción de una Ronda Norte en Córdoba que ha resucitado el nuevo gobierno de la Junta de Andalucía empieza a tener sus primeras veces críticas. Tras un artículo publicado por el profesor de Arqueología de la Universidad de Córdoba Antonio Monterroso ha surgido un manifiesto, que encabeza esta noticia, en el que diferentes profesionales han comenzado a mostrar su adhesión. La iniciativa está publicada aquí.

El objetivo de este foro no es que sea “un change.org o cosas así: pretende ser un recurso profesional a disposición de las instituciones implicadas, y una voz autorizada del mundo profesional de la ciudad en relación a su urbanismos y todo lo que ello conlleva: preferentemente por tanto está pensado para personas con pericia en el ámbito de la ciudad”, señala.

El pasado 17 de julio, la Consejería de Fomento anunció que iba a revisar el proyecto de Ronda Norte que ya se redactó hace más de una década. El propio alcalde, José María Bellido, ha anunciado que durante su mandato se construirá esta obra, que cerraría toda la circunvalación de Córdoba.

En su artículo, Monterroso mantenía: “Sabemos que toda la zona 14 de la Carta del Riesgo Arqueológico Municipal, la que toca a la Ronda, está llena de restos romanos y andalusíes: que no hay hueco por donde semi-soterrar o soterrar nada. Que no hay hueco, lo miréis como lo miréis, estando además la Al Rusafa de los abderramanes justo detrás de la avenida de la Arruzafilla”.

“No me voy a conformar con una ronda de segunda. Hay que hacer una Ronda Norte completa y que evite la contaminación y los ruidos a los vecinos”, afirmó el hoy alcalde José María Bellido cuando presentó un programa electoral en el que prometía recuperar este proyecto, “cueste lo que cueste, 60, 80 o 100 millones”. Así, entonces, el candidato advertía de la posibilidad de que se ejecutara este tramo municipal de la Ronda Norte (actualmente en obras) y no la parte autonómica, lo que haría que unos 40.000 vehículos al día pasaran por los barrios de la zona como el Cámping, la Arruzafilla y el Tablero Bajo, “suponiendo una barrera física en la ciudad similar a la que existía hace décadas con las vías del tren”, dijo.

El proyecto cuenta con la oposición de Ecologistas en Acción. En una nota de prensa ya denunciaron que es “es muy costoso económicamente, pues supone una inversión desproporcionada. Socialmente, el proyecto de Ronda Norte supone desmembrar el tejido urbano y, desde el punto de vida medioambiental, supone apostar por un modelo de movilidad urbana absolutamente desarrollista y desfasado”. En ese sentido, creen que “desempolvar la Ronda Norte supone retomar un proyecto que lleva un retraso tan brutal que ya se ha quedado obsoleto en sus planteamientos y estrategias frente a la situación contemporánea de apuesta total por la movilidad sostenible”.

Etiquetas
stats