Como cada primer viernes de marzo

Besapiés a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado | ÁLEX GALLEGOS

La fecha siempre está anotada en el calendario. No importa el número de día que sea, es primer viernes de marzo. Ésta es una jornada diferente en el ámbito cofrade de la ciudad, pues es la misma que en que centenares de personas acuden a la parroquia de Santa María de Gracia y San Eulogio. En Trinitarios, que como tal es conocido el templo erigido entre Ronda del Marrubial y la plaza Cristo de Gracia, centenares de personas veneran durante horas al que es conocido como Señor de Córdoba. Es la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado, que permanece expuesto en solemne besapiés desde primera hora de la mañana hasta la última de la tarde. Esta vez la cita se produce justo antes de comenzar la Cuaresma, que tiene su inicio con el Miércoles de Ceniza el próximo día 6.

Como cada primer viernes de marzo, fieles y cofrades van a Trinitarios para mostrar su respeto a una de las mayores devociones de la ciudad. Ésta es la del Rescatado, ante cuyo altar efímero se forman colas, de mayor o menor dimensión, cuando llega esta fecha. Esta vez no existe excepción y desde el arranque de la mañana son muchos los cordobeses que acceden al templo que cobija al Señor de Córdoba para participar de su besapiés. La tradicional imagen se mantiene con el paso de los años, que traen en los más recientes otros actos cultuales a la agenda de una jornada que en este 2019 tiene lugar antes de que comience la Cuaresma. En cierto modo, es el anuncio de las intensas semanas que están por venir, los cuales culmina después la Semana Santa.

Son diversas las hermandades que desarrollan actos, sean cultuales o de otra índole, en esta jornada, pero es precisamente Santa María de Gracia y San Eulogio el lugar de mayor relevancia. También su entorno, pues de unos años a esta partes el barrio de San Lorenzo se convierte en centro neurálgico de los cofrades cordobeses en el que es primer viernes de marzo. Sucede en el fernandino templo homónimo, que a lo largo del día acoge el solemne besapiés al Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas. Entre una iglesia y otra, también se expone en devoto besamanos la talla de Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento. Ocurre en el santuario de María Auxiliadora. El culto a las tres imágenes continúa hasta la tarde noche en lo que es, en esta ocasión, anuncio de la Cuaresma.

Etiquetas
stats