El presidente de El Yate se declara en huelga de hambre

Miguel Peláez, en huelga de hambre en su despacho.
Miguel Peláez pretende recuperar la gestión de la residencia de mayores de Montoro

Miguel Peláez, de 64 años, presidente de la Sociedad Cooperativa Andaluza El Yate, dedicada a los servicios socio-sanitarios a las personas mayores en Andalucía, ha comenzado una huelga de hambre indefinida como protesta a lo que considera “bloqueo en la gestión de la residencia”, situada en Montoro por parte de la Fundación Jesús Nazareno.

Grupo El Yate ostenta el contrato de gestión de la residencia desde 2004 y hasta 2034 y sus servicios son abonados a través de dicha Fundación, que es el organismo que recibe los fondos de la Junta y de los propios mayores. Esta cooperativa obtuvo la gestión del centro hace 10 años “por la mala situación en la que se encontraban tanto las instalaciones como los mayores residentes hasta esa fecha”, informa el grupo en una nota de prensa.

La nota denuncia que “en septiembre de 2015, la presidenta de la Fundación, Ana María Romero, decidió dejar de abonar las facturas relativas a la alimentación de los ancianos”. Para ello, prosigue el escrito, “alegó su oposición a la introducción de menús ecológicos en el centro, a pesar de que Grupo El Yate se ofreció a asumir la diferencia de precio respecto a los menús de alimentación convencional”.

A continuación, “la Fundación también dejó de hacer efectivos los importes correspondientes a los otros gastos derivados de la propia gestión, lo que ha desembocado en una deuda de cientos de miles de euros para Grupo El Yate”, añade el comunicado. “Esta situación pone en riesgo el suministro de los alimentos y de otros servicios vitales para la adecuada atención a los mayores del Centro”, denuncia.

Sin embargo, como explica Patrocinio Wals, directora general de Centros de Grupo El Yate, “el problema más flagrante es que desde la Fundación les impiden una gestión eficaz del centro”. Desde hace 10 meses se les ha revocado sin aviso los accesos a la tesorería del centro, a la gestión de recursos humanos y nóminas, incluso se les ha denegado el acceso a las instalaciones de Montoro“.

En palabras de la directora general de Centros de El Yate, “no tenemos total certeza de si el cuidado a los mayores es conforme a nuestros estándares de calidad. Miguel Peláez lleva más de 20 años trabajando para ensalzar la dignidad de los mayores y esta huelga de hambre es su forma de seguir luchando para que en la residencia de Montoro se siga ofreciendo la mejor atención a nuestros mayores, tal y como venimos haciendo todos los profesionales de esta cooperativa”.

Aunque El Yate anuncia que “van a ser iniciadas acciones de carácter legal por incumplimiento de los acuerdos existentes”, Miguel Peláez pretende con esta acción “llamar la atención sobre como trabas como ante la que se encuentran en estos momentos, pueden afectar a la atención y el cuidado de nuestros mayores”.

Etiquetas
stats