El Popular cerrará siete oficinas en Córdoba y despedirá a 27 personas

Protesta contra el ERE del Banco Popular y Pastor en Córdoba.

Una nueva concentración contra el ERE del Grupo Banco Popular, que afectará a casi 3.000 trabajadores, ha congregado este jueves a varias decenas de empleados y representantes sindicales de las entidades afectadas (Banco Popular y Banco Pastor) que han vuelto a mostrar su rechazo a un expediente de regulación de empleo que consideran injusto e injustificado. En Córdoba está previsto el cierre de cinco oficinas en la capital y dos en Lucena y Puente Genil, además del despido de 27 personas.

El presidente del comité de empresa de Banco Popular en Córdoba, José Medina (CCOO), explicó que las condiciones que pretende imponer la entidad bancaria suponen, de hecho, que el despido de los casi 3.000 trabajadores les va a salir prácticamente gratis.

En concreto, el Grupo propone prejubilaciones para los mayores de 59 años con un 75% del sueldo neto combinadas con la prestación por desempleo, mientras que para la plantilla mayor de 52 y menor de 59 ofrece un 60% del sueldo neto igualmente combinado con el paro. “Si un oficial de Primera cobra unos 1.500 euros netos, el 75% supondría 1.125 euros, de los que el paro aportaría prácticamente la totalidad, lo que significa que al banco le sale gratis echar a la gente”, critica Medina.

Asimismo, también se plantean traslados incentivados con 1.500 euros si el traslado es entre 26 y 100 kilómetros del lugar de residencia y de hasta 5.000 si excede dichas distancias.

Para CCOO, no se entiende cómo el grupo aduce que sobran puestos de trabajo cuando en todas las oficinas se están haciendo prolongaciones de jornada, en la mayoría de los casos, enmascaradas en la mal llamada flexibilidad horaria. Por ello, exige reducir el número de trabajadores afectados por el ERE y buscar la máxima voluntariedad ofreciendo condiciones de salida dignas.

El ERE afectará a más de un 25% de la plantilla del banco entre prejubilaciones y bajas incentivadas, el 16% de las cuales se llevarán a cabo en Andalucía, lo que supondrá el despido de unos 400 trabajadores, unos 27 de ellos en la provincia de Córdoba, en donde el banco cuenta con 168 empleados. Asimismo, está previsto el cierre de cinco oficinas en Córdoba capital más otras dos en Lucena y Puente Genil.

Además, la empresa ha anunciado a sus accionistas que en el primer trimestre de 2017 cobrarán dividendos, algo que sorprende al sindicato si la situación económica es tan grave como esgrime la empresa. “Si estamos en crisis, y no hay beneficios y no hay dineros, de dónde van a sacar dividendos: Evidentemente de lo que se ahorrarán con los trabajadores que van a despedir”, lamentó Medina.

Etiquetas
stats