Los políticos más longevos en el cargo

Manuel Gracia, entregando un premio en 2014 a miembros de Equipo 57 | MADERO CUBERO

"Cuando busques de qué partido es el alcalde de un pueblo piensa que el PSOE gobernará allí hasta que no se demuestre lo contrario". Un viejo amigo periodista repetía, entre bromas, esta frase cuando en una antigua sección de Provincia alguien preguntaba en voz alta que de qué partido era el alcalde de determinado pueblo. Palma del Río es uno de esos pueblos donde desde las primeras elecciones municipales democráticas de 1979 no ha gobernado otro partido que no fuese el PSOE (al igual que en la propia Junta).

Esta semana ha decidido no continuar como alcalde José Antonio Ruiz Almenara, un histórico del PSOE, un hombre que lo ha sido todo en su partido, en la Diputación y en su pueblo. Su carrera no es, sin embargo, una de las más longevas de los políticos en Córdoba, pero sí que lleva décadas en política. Fue elegido concejal en 1983 y se retirará como alcalde en 2019, 34 años después. Hay muchos jubilados que no han cotizado tanto a la Seguridad Social. De Palma del Río es otro político muy longevo: Salvador Blanco, que ya era teniente de alcalde en 1979, que fue alcalde y que ahora es vicepresidente de la Diputación.

El récord de longevidad política en Córdoba lo sigue teniendo Manuel Gracia, el incombustible, que lleva en un cargo público desde 1977, cuando fue senador de las primeras cortes democráticas, participó en la votación de la Constitución, vivió el golpe de estado del 23-F de 1981, fue uno de los primeros parlamentarios andaluces en 1982, consejero tres veces del gobierno andaluz, candidato a la Alcaldía en 1991 (el socialista que logró más concejales de la historia), parlamentario de nuevo, presidente del Parlamento y ahora responsable del Puerto de Sevilla. Este año, este catedrático de instituto llevará 41 años en un cargo público.

La longevidad política no es exclusiva del PSOE, sino que se multiplica en todos los partidos. Luis Martín lleva vinculado a la política desde 1981, primero en Alianza Popular y después en el PP. Asesor municipal de estos dos partidos, no fue concejal hasta el año 1995, cuando se convirtió en número dos de Rafael Merino y presidente de la Gerencia de Urbanismo. Luego ha sido parlamentario andaluz y también vicepresidente de la Diputación. María Jesús Botella es la otra concejala popular en activo desde el mismo año. Rafael Merino, que debutó en 1995 también, sigue hoy en un cargo público como diputado en el Congreso.

En Izquierda Unida y luego en el PSOE también hay longevidad (en Sevilla está el caso del alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo, en el cargo desde 1979). Rosa Aguilar, hoy consejera de Justicia, debutó como concejal hace 31 años, en 1987. Entonces, en IU, después fue parlamentaria y hasta diputada en el Congreso, para convertirse después en alcaldesa. Tras su marcha al PSOE, pasó a ser consejera de Fomento, primero, y ministra de Agricultura y Medio Ambiente con Zapatero, después. Tras un nuevo paso por el Congreso, ha vuelto a ser consejera de Cultura y ahora de Justicia.

Etiquetas
stats