El 'Padre coraje' no se rinde (ni se para)

El 'Padre coraje' en el Puente Romano con Rafael del Castillo | MADERO CUBERO
A sus 71 años, Francisco Holgado ha iniciado una marcha a pie, en la que hoy ha pasado por Córdoba | Piensa llegar hasta Madrid para ver al Rey y que el asesinato sin resolver de su hijo, que cumplirá 20 años en noviembre, no prescriba

A sus 71 años, el Padre coraje, Francisco Holgado, ni se piensa rendir ni se piensa parar. Hoy ha llegado a Córdoba en la séptima etapa de una ruta que lo tiene que llevar como mínimo hasta Madrid. Allí, después de recorrer los 600 kilómetros que separan su ciudad (Jerez de la Frontera, Cádiz) de la capital de España, piensa reunirse con el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y hasta el Rey Felipe VI si hace falta. El mes que viene amenaza con prescribir el asesinato de su hijo, que murió en noviembre de 1995 después de un asalto a la gasolinera en la que trabajaba. Y para que no prescriba, y a sus 71 años, el Padre coraje ha decidido no rendirse "hasta que me muera" y hacer todo lo que esté en su mano por aclarar el asesinato de su hijo.

Francisco Holgado ha llegado esta mañana desde Écija (Sevilla). No le tiene miedo ni a la lluvia, ni al desastroso diseño de una autovía sin apenas carriles de servicio que hace muy difícil andar con seguridad, expone. A él, que le han puesto varias navajas al cuello tras infiltrarse en los bajos fondos de Cádiz para saber quién había matado a su hijo, no le va a parar ya nada. Solo quiere que se haga justicia, que se encuentre al asesino de su hijo y que toda la pesadilla que arrancó el 22 de noviembre de 1995 se acabe de una vez por todas.

Si no fuera por el barro de sus pantalones, cualquiera que viera a Francisco Holgado pensaría que no viene andando desde Jerez de la Frontera, y lo confundiría con un turista cualquiera en el Puente Romano, o a las puertas del Ayuntamiento, hasta donde lo ha acompañado el concejal de Servicios Sociales Rafael del Castillo. Pero no, viene desde Cádiz. Y mañana volverá a salir, como cada mañana, a las 7:00. A un ritmo de 40 kilómetros al día piensa llegar hasta Madrid.

El caso de su hijo sigue sin resolver. La justicia llegó a imputar a tres personas, a las que sentó en el banquillo, pero finalmente las pruebas no coincidían con los atestados, y fueron absueltos en 2003. Casi 12 años después, y pese a que Francisco Holgado asegura que tiene nuevas pruebas en su poder, el caso está apunto de prescribir de manera definitiva. El Padre coraje, que bajó a los infiernos para buscar al asesino de su hijo, no podrá saber entonces quién mató a su hijo Juan, al que le dieron 33 puñaladas a sangre fría. Uno de sus asesinos, incluso, llegó a beberse un zumo de la gasolinera tras el crimen.

Todas las pruebas que consiguió Francisco Holgado, tras infiltrarse entre los delincuentes, fueron desestimadas por la justicia, que las consideró ilegales. Hace cinco años, además, la tumba de su hijo fue profanada. Pero pese a la terrible pesadilla, del rostro de Francisco Holgado no se desprende rencor ni odio. Tan solo ganas de que de una vez por todas se haga justicia. "Si no me escuchan en Madrid, pienso seguir andando hasta Estrasburgo si hace falta", concluye, mientras se acaba una bebida isotónica. Y llegará hasta el centro de Europa si hace falta.

Etiquetas
stats