La obra social de San Juan de Dios atendió a 797 familias en situación de vulnerabilidad en 2018

.

La Obra Social Hermano Bonifacio, del Hospital San Juan de Dios de Córdoba, atendió durante 2018 a 797 familias en situación de vulnerabilidad social, desde los diferentes programas que tiene en marcha para cubrir las necesidades básicas de estas personas.

Según ha indicado el Hospital San Juan de Dios en una nota, este es uno de los datos que se ha dado a conocer este miércoles en la presentación de la IV edición de la Cena Solidaria Hermano Bonifacio, que tendrá lugar el próximo 25 de abril en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba. Un año más, se convoca esta cita con el objetivo de apelar a la solidaridad de los cordobeses y sumar nuevos recursos para la obra social del centro, así como dar visibilidad a los programas sociales que se desarrollan desde la misma, como ha explicado el director médico del Hospital San Juan de Dios de Córdoba, Enrique Cantillo, en el transcurso de la presentación.

Por su parte, el responsable de Desarrollo Solidario del centro, Luis Amaro, ha destacado que, gracias a esta solidaridad, durante 2018 la obra social consiguió mejorar la vida de 2.230 cordobeses, la mitad de ellos menores, que pudieron hacer frente a sus necesidades más básicas de alimentación, higiene o vivienda. Algo que “no sería posible”, como ha recordado Amaro, “sin el apoyo de instituciones y particulares como el Ayuntamiento de Córdoba, el Instituto Provincial de Bienestar Social, la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales (mediante las ayudas del IRPF) y los bienhechores del hospital”.

La Obra Social Hermano Bonifacio, que se integra en el Área de Desarrollo Solidario del hospital, trabaja en programas de urgencia social, con ayudas destinadas a paliar la pobreza energética o el pago de alquiler para familias en riesgo de desahucio entre otras cuestiones; el programa de garantía alimentaria; el de adelanto de ayudas de emergencia social o la colaboración con programas de apoyo a la mujer y la infancia.

Precisamente una organización vinculada estrechamente a la mujer y la infancia, como es la Comunidad de las Adoratrices de Córdoba, recibirá este año el Premio Hermano Bonifacio durante la cena. Con esta distinción, la Orden Hospitalaria en Córdoba quiere reconocer a asociaciones y entidades locales que trabajan con personas vulnerables y recordar la aportación de uno de los hermanos más conocidos en la ciudad, por ser un limosnero incansable y por su trabajo en pro de la infancia.

Por su parte, la hermana Andrea Gómez, de la Comunidad de Adoratrices en Córdoba, ha agradecido a la Orden Hospitalaria esta distinción “que reconoce nuestra labor en la ciudad”. “Es un orgullo y nos anima a seguir trabajando y luchando por las mujeres gestantes y sus futuros bebés, rompiendo barreras y cubriendo vacíos sociales y administrativos para restituir los derechos de la mujer y de la infancia”, ha dicho.

El Proyecto Fuente de Vida de las Adoratrices realiza una acogida y atención integral a mujeres gestantes o con hijos que carecen de recursos para hacer frente a esta situación; víctimas de trata; prostitución; violencia de género o cualquier otra situación que pueda conducir a la vulnerabilidad a la mujer y ponga en riesgo sus derechos. Además de este premio, como novedad este año, se reconocerá también la dedicación y trayectoria de dos voluntarios de la orden, ya que el voluntariado constituye una pieza fundamental para que todos los programas de la obra social puedan salir adelante.

Por otro lado, las entradas para asistir a la IV Cena Benéfica Hermano Bonifacio ya pueden adquirirse en el propio Hospital San Juan de Dios de Córdoba y en el Círculo de la Amistad con un donativo de 50 euros.

Etiquetas
stats