Mujeres del distrito sureste marchan en La Fuensanta contra “el retroceso en la igualdad”

Marcha de la Asociación de Mujeres Al Alba | RAFAEL MELLADO

Un centenar de personas ha participado este lunes en la marcha que la Asociación de Mujeres Al Alba convoca un día después del Día Internacional de la Mujer. Así lo lleva haciendo durante 32 años, “antes de que existiera la marcha oficial por la mujer”, ha señalado la tesorera de la asociación, María del Carmen de Austria, antes de comenzar el recorrido. Aunque el alcalde de Córdoba, José María Bellido, no participó en la manifestación del pasado domingo por asistir a un evento de la Federación de Peñas, sí ha participado en esta iniciativa, acompañando a las mujeres durante los primeros minutos de la marcha.

De Austria ha recordado que hace tres décadas las mujeres de este distrito se organizaban en torno a las clases de gimnasia de mantenimiento. Encontraron en el ejercicio una forma de reunirse y compartir inquietudes y opiniones sobre la situación de desigualdad que vivían en aquellos años “en los que había mujeres que no se atrevían ni siquiera a salir a la calle en chándal y se cambiaban en los vestuarios” tras finalizar las clases. A estos encuentros le siguieron después las sucesivas marchas que han realizado con el principal objetivo de promover la concienciación de las mujeres cordobesas en materia de igualdad.

En esta nueva marcha, las mujeres ha mostrado su rechazo al “retroceso en políticas de igualdad”. “Las mujeres tenemos que estar en frente. Cuando empezamos a movilizarnos no pensábamos que esto iba a pasar y no sabemos cómo va a salir esto”, ha comentado la presidenta de la asociación, Manoli Jurado, que ha alertado del número de mujeres asesinadas que llevamos en lo que va de año: un total de 15, produciéndose la última muerte este mismo lunes.

Jurado ha asegurado, además, que la población joven es el colectivo menos concienciado sobre esta lacra social y ha relatado un episodio que vivió hace unos días: “Llegaba a mi casa y me topé con un grupo de chicos y chicas de unos 12 o 13 años. Uno de ellos empujó a una joven, la tiró al suelo y les pregunté que qué hacían. La chica me contestó que no me metiera, que si él la quería matar, pues que la matara”.

Etiquetas
stats