Una 'mochila salvavidas': la menor atropellada se recupera en casa

Paso de peatones donde fue atropellada la menor el pasado lunes | ÁLEX GALLEGOS

“Mi niña se ha salvado de milagro. En el hospital nos han dicho que le ha salvado la mochila que llevaba a la espalda”. Quien habla es la madre de la niña de 7 años que este lunes fue atropellada por un joven que conducía drogado una furgoneta y se llevó por delante a la menor cuando esta cruzaba un paso de peatones para dirigirse al colegio.

Su madre -que prefiere guardar el anonimato- relata a CORDÓPOLIS cómo la pequeña solía llevar su mochila para el colegio como un carrito con ruedas, pero unos días antes del atropello “me dijo que quería llevarla colgada a la espalda”. Y eso, según parece, le sirvió para amortiguar algo el tremendo golpe que recibió cuando la furgoneta que la atropelló la lanzó 15 metros por delante y le hizo dar varias vueltas de campana. Moratones por todo el cuerpo, carne desgarrada en parte de él, un esguince de tobillo y diez puntos de sutura en la cabeza son algunas de las huellas que el atropello le ha dejado.

La pequeña ha recibido el alta hospitalaria este martes y ahora se recupera con reposo en casa y revisiones médicas cada día. Mientras, su madre denuncia que el conductor de la furgoneta, vecino del barrio, ha sido puesto en libertad a la espera de juicio con “el temor de que pueda ocurrir lo mismo con otros niños cualquier día”.

Sin carnet y drogado

Y es que el joven conductor, de 23 años, fue detenido por el atropello de la niña el lunes, sobre las 8:40 en la calle Libertador Carrera O’Higgings, cuando conducía sin carnet y con la ITV caducada la furgoneta de su padre. Intentó darse a la fuga en un primer momento pero el vehículo se le caló y fue retenido por los vecinos hasta que llegó la Policía Local. En la prueba de alcohol y drogas arrojó positivo en cocaína.

La familia de la pequeña atropellada dice que “toda la gente del barrio está asustada por si vuelve a ocurrir lo mismo”. “El otro día fue mi niña, pero le puede pasar a cualquiera”, dice la madre en alusión al joven que está en libertad.

Ahora esperan el proceso judicial abierto, donde no faltan los testigos que presenciaron el atropello, entre ellos -asegura la madre- “un policía de paisano que lo vio todo y puso una denuncia”. Otra denuncia la interpusieron los agentes de la Policía Local que se personaron en el lugar del accidente. Y los vecinos que estaban en el lugar y contaron todo lo sucedido. Con todo ello, la familia espera que “el peso de la ley” caiga sobre el conductor, cuya acción pudo acabar en una tragedia.

Etiquetas
stats