La innovación para convertir Simago en un hotel con parking vuelve al Pleno del Ayuntamiento

Edificio de Simago

Un mes después de una extraña votación plenaria, el proyecto urbanístico para convertir el antiguo Simago en un hotel con parking y viviendas residenciales vuelve a someterse a la aprobación de los concejales del Pleno del Ayuntamiento de Córdoba. ¿Qué ha cambiado? Pues que Vox ha anunciado este lunes que esta vez no se abstendrá.

La concejala de Vox, Paula Badanelli, ha adelantado que su partido “desbloqueará el proyecto del hotel de Jesús y María” y permitirá que salga adelante, a pesar de calificar la gestión de la Gerencia de Urbanismo como “chapucera, precipitada y poco rigurosa”. Con este apoyo, se da luz verde a una de las operaciones urbanísticas más sonadas del mandato: la solicitud que ha hecho El Corte Inglés para convertir en un hotel el antiguo centro de oportunidades Simago.

Técnicamente, lo que se aprobará en el próximo Pleno será el proyecto provisional de innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para ampliar el uso hasta ahora comercial de Simago y que se permita explotarlo como hotel, como viviendas residenciales y como comercio, además de habilitar un parking para clientes y residentes.

En su día hubo interés en adquirir el edificio por parte de la cadena hotelera H10 (que ya tiene en Las Tendillas el hotel Palacio Colomera y acaba de adquirir la Casa Barrena para ampliarlo), si bien este interés parece haberse disipado, según fuentes conocedoras de la operación.

Una vez apruebe el Pleno el proyecto provisional y el acuerdo se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), la innovación pasará a ser examinada por la Comisión de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía, dado que afecta también al antiguo Palacio del Cine, una galería contigua a Simago, que conecta este edificio con Las Tendillas, y también porque toda la zona en cuestión está dentro del Casco Histórico, que es zona protegida.

Si el informe de Cultura y Patrimonio es favorable, el proyecto volverá al consejo de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), de ahí al Pleno y, si se aprueba todo, se publicará de nuevo en el BOP, ya de manera definitiva, y entrará en vigor.

Lo que sí parece es que, con los votos de este jueves, el proyecto podrá transitar administrativamente sin tener que conseguir un informe de evaluación ambiental positivo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, lo cual podría dilatar enormemente todo el proceso. El proyecto que irá a Pleno no lo incorpora.

Etiquetas
stats