'Desaparezca aquí'... y desapareció: la huella del Callejero Pirata

Letrero del Callejero Pirata.

Por fin te he encontrado fue el primer letrero de lo que se convertiría en el Callejero Pirata, con el que se despertaron una mañana del 2010 los vecinos de la calle San Fernando. A este le siguieron otros como Por aquí podemos atrochar, Yo paso o Está a dos pasos. 12 años después, Cordópolis solo ha podido encontrar dos de ellos, aunque probablemente alguno más sobreviva.

Antonio Blázquez y Cristian Tena, dos artistas cordobeses fueron los artífices del arte urbano que despertó la intriga y la curiosidad de todos los vecinos y turistas. Blázquez y Tena mantuvieron su anonimato, que formó parte del juego, hasta dos años más tarde. Residentes por aquel entonces en San Fernando, se armaron de papel y cola y salieron a rebautizar las calles de la ciudad simulando los azulejos reales que las marcaban.

Según confesó a Radio Córdoba, Antonio Blázquez, uno de los artistas, “todo surgió como un juego”, pero se dieron cuenta de que resultó ser “algo mucho más potente”. Ampliando así a casi 50 fachadas y muros de edificios abandonados los marcados con sus frases. Así, fueron recorriendo en bicicleta, cuando caía la noche, toda la ciudad, desde Ollerías, Santa Marina, o el centro hasta el Paseo de la Ribera y San Basilio.

Como contaron en su momento, realizaron un trabajo de documentación y selección de las ubicaciones y las frases que mejor se adaptaban a ellas. “Algunas calles tenían la elección clara, como A contracorriente, en la Ribera”. Aunque la rapidez con la que creció el proyecto les obligó a escoger algunos nombres “de manera aleatoria”. Una vez dejado su sello en cada uno de los lugares, los autores volvían a plena luz del día para ver las reacciones de quienes pasaban por allí.

No solo los propios cordobeses eran sorprendidos por los carteles, sino que se convirtió en otra actividad para los turistas que visitaban la zona. Este es el caso de una polaca anónima que realizaba un voluntariado en la ciudad y que se vio sorprendida por los carteles. Así lo cuenta en su blog La polaca en Córdoba. “Lo que me resultó muy curioso fue sobre todo lo que aparecía en el letrero de la primera falsa calle que vi, la calle Dónde vas”.

Además, también hubo quien realizó un mapa estableciendo cada uno de los puntos en los que estos se encontraban, facilitando así la búsqueda de los más curiosos. Este viene acompañado de imágenes de los carteles y ya en 2015, cuando se publicó este mapa, hubo alguno que añadía que ya no podía encontrarse. Este es el caso de Usted no está aquí, en la Calle Viva Ceballos o Dónde Vas en la Plaza de los Abades. Otros como He encontrado un atajo, en la Plaza Cardenal Salazar han estado presentes hasta no hace mucho tiempo. Poco queda ya de aquel acto de arte urbano que renovó el mapa cordobés.

Etiquetas
stats