Un juez anula por segunda vez el despido de una arqueóloga, a la que hay que indemnizar por daños morales

María José Ayuso, alcaldesa de Aguilar de la Frontera desde febrero de este año.

Por segunda vez, el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera ha perdido en los juzgados por el despido doble de una trabajadora. En abril de este año, este periódico informó de que este Ayuntamiento había despedido a una arqueóloga justo después de acatar una sentencia que anulaba una rescisión previa de contrato, que la convertía en indefinida. Ahora, por segunda vez un juez vuelve a condenar al Ayuntamiento por este segundo despido. El juez, además, ordena una indemnización por daños morales contra esta trabajadora, que por segunda vez se ha visto en la calle, y a la que por segunda vez hay que readmitir.

La primera sentencia fue firmada en marzo de este mismo año por el Juzgado de lo Social número uno de Córdoba. El Ayuntamiento entendía ahora que no necesita una arqueóloga en su plantilla y por eso despedía a esta trabajadora, según el fallo judicial y el informe del secretario del Consistorio a los que ha tenido acceso este periódico. La segunda sentencia es de este 7 de noviembre y ha sido dictada por el Juzgado de lo Social número tres de Córdoba. El fallo hace referencia al segundo despido, que considera nulo como el primero.

La arqueóloga ha llegado a encadenar contratos temporales desde el año 2008 para trabajos en el Castillo de Aguilar de la Frontera, muy deteriorado, y también para las labores tanto de conservación como de investigación en el municipio desde entonces. La alegante sostuvo que su trabajo es necesario, sobre todo con los planes futuros del Ayuntamiento ya que está previsto que se continúe investigando en el yacimiento del antiguo castillo y que se abra un centro de interpretación del mismo.

La mujer se dio de baja en el año 2017 por maternidad. Entonces, el Ayuntamiento optó por un plan de empleo especial financiado por la Junta para contratar a otro arqueólogo. Tras ser despedida, acudió a magistratura. Tras anular su despido, en 2018 se volvió a ver en la calle, pese a ganar la sentencia. Tras denunciar los hechos, recurrió los mismos. Ahora, en noviembre ha vuelto a ganar el juicio al Ayuntamiento de Aguilar, que tendrá que readmitirla.

El Ayuntamiento de Aguilar alegó al despedirla que ya no necesitaba más el trabajo de un arqueólogo. Sin embargo, y según consta en la sentencia, el 26 de julio de este mismo año la Diputación concedió una subvención al Ayuntamiento para la restauración de la muralla y dos torres del castillo, trabajo que estaba haciendo hasta ahora la demandante.

En su fallo, el juez no entra en los motivos del asunto, pero sí que llega a plantear que el Ayuntamiento de Aguilar ha optado por prescindir de una trabajadora que le ha colocado en un aprieto judicial. Ante ello, condena en costas al Consistorio y le ordena el pago de una indemnización por daños y perjuicios.

Etiquetas
stats