IU reclama que se reactive la aprobación del plan Alcázar Caballerizas

Ámbito de actuación del plan.
El proyecto quedó aprobado inicialmente en junio de 2012 tras la resolución de la última de las alegaciones | Su ejecución supondría demoler la carretera entre Caballerizas y el río

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Córdoba, Francisco Tejada, reclamó ayer al equipo de gobierno que reactive la aprobación definitiva del plan especial Alcázar Caballerizas. Este proyecto, que entre otras medidas prevé la demolición de la carretera construida en los años 50 entre la huerta de Caballerizas y el río Guadalquivir, fue aprobado provisionalmente en junio del año 2012, ya con el PP en el gobierno municipal. Entonces se resolvió la última alegación pendiente. Ahora tan sólo quedaría la aprobación definitiva y su ejecución de forma progresiva.

Tejada, que fue presidente de la Gerencia de Urbanismo cuando se diseñó el plan, reclamó la aprobación de este documento para dinamizar el turismo en la ciudad y para transformar un nuevo espacio monumental.

El Plan Especial prevé ocho actuaciones concretas, valoradas en 53 millones de euros. En este sentido, una de las intervenciones más destacadas es la eliminación de la actual Avenida del Alcázar, construida a mediados de los años 50 -en los que la ciudad le dio la espalda al río Guadalquivir- con la correspondiente reconstrucción de las murallas demolidas, la recuperación de las antiguas puertas desparecidas (como la cegada Puerta de los Sacos), y la ampliación de los Jardines del Alcázar hasta la orilla misma del Guadalquivir. A estos jardines se le sumarán a los de la Huerta de Caballerizas, convirtiéndose en un gran espacio de expansión y disfrute para el conjunto de la ciudadanía.

El Plan es también ambicioso en la intervención en el Alcázar, auténtico Museo de la Historia de la Ciudad. De esta forma, el edificio se adaptará para cumplir con los requisitos de accesibilidad, proponiéndose la recuperación de su imagen original. Así, se reabrirá la puerta Sur del Alcázar y se reordenará la plaza del Campo Santo. En el interior del Alcázar, se llevarán a cabo trabajos en el Patio de Mujeres, con el objetivo de devolverle su aspecto ancestral. También se intervendrá arqueológicamente y se pondrán en valor sus restos. Gracias a este trabajo, se podrá reconstruir la historia de la ciudad de Córdoba, desde su fundación en la época republicana de Roma, por Claudio Marcelo, hasta su posterior transformación árabe y cristiana.

El proyecto prevé además conectar dos de los edificios más singulares de la ciudad, el Alcázar y Caballerizas Reales, a través de un antiguo pasadizo subterráneo que es perfectamente accesible. Una vez en Caballerizas, cuna del caballo español, la intervención contempla proseguir con las labores de restauración del inmueble (ya se ha rehabilitado el picadero, las cuadras del Pabellón Norte y la zona de los antiguos barracones, que ahora se transformará en la mayor sala de exposiciones de la ciudad). Además, el edificio estará adaptado para acoger espectáculos ecuestres de forma permanente. La propuesta pasa por usar tanto el picadero como el propio patio de Caballerizas para este tipo de actividades. Aparte, en la Huerta de Caballerizas también se habilitará otro espacio que podrá ser usado, sobre la huella de antiguas edificaciones sin valor patrimonial que tendrán que ser demolidas, para espectáculos ecuestres, musicales o culturales. Por último, el plan contempla la apertura de una puerta de entrada para el barrio de San Basilio a la Huerta de Caballerizas desde la calle Postrera.

Etiquetas
stats