El Gobierno andaluz se reafirma en abrir el palacio de Congresos en dos fases

Palacio de Congresos de la calle Torrijos.

La Junta de Andalucía considera que “la solución adoptada” por su parte para retomar las obras remodelación y mejora del Palacio de Congresos y Exposiciones de Córdoba “es sin duda la mejor opción y la que conseguirá reabrir el Palacio de Congresos en el menor tiempo posible”.

Así lo han destacado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno andaluz en Córdoba, señalando que, de esta forma, “en una primera fase pondremos en servicio el Palacio de Congresos, que es lo más urgente, para dar respuesta a las demandas y necesidades del sector” turístico, pero “dejando claro que la intención de la Junta de Andalucía es acometer la reforma general” del Palacio de Congresos de la calle Torrijos, “que se irá concretando a partir de ahora”.

Ese es, precisamente, el mensaje principal que, según han señalado las mismas fuentes, se transmitirá este viernes, a empresarios y sindicatos, por parte del secretario general de Innovación, Industria y Energía de la Junta, Francisco Javier Castro, acompañado por la delegada del Gobierno andaluz en Córdoba, Rafi Crespín, y del delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta en Córdoba, Manuel Carmona, cuando les informen sobre el proceso que seguirán desde ahora las obras del Palacio de Congresos.

En consecuencia y en opinión de la Delegación del Gobierno andaluz, dicho encuentro de la Administración autonómica con los agentes económicos y sociales de Córdoba no se puede calificar de “foto anuncio”, como ha hecho esta semana la portavoz de Turismo del PP andaluz, Rosario Alarcón, quien también ha criticado que la Junta “siga sin presentar” un cronograma sobre el futuro del Palacio de Congresos, a lo que las mismas fuentes han respondido que la Junta, simplemente, ha “esperado a tener toda la información clara, ya que es un proceso complicado, para poder transmitírsela a los agentes sociales y económicos con toda la rigurosidad y pormenorización que este tema merece”.

Además, “la Junta de Andalucía ha sido transparente en todo momento con el proyecto del Palacio de Congresos de Torrijos, cuyas obras se interrumpieron por causas sobrevenidas e incumplimientos de la empresa adjudicataria, ajenas a la Administración; una situación que provocó la rescisión del contrato, que fue avalada por el Consejo Consultivo”.

De esta realidad, según han recordado desde la Delegación del Gobierno andaluz, se ha dado cuenta “en todo momento al sector y la ciudadanía”, siendo a la vez “escrupulosos con el cumplimiento de la legalidad y los trámites administrativos, para hacer todo con las mayores garantías, teniendo siempre presente que es un proyecto fundamental para el Gobierno andaluz, para la ciudad y los empresarios del sector”.

Ahora, “mediante una empresa pública, Tragsa, en cuyo capital social participa la Junta de Andalucía”, se acometerá “la primera fase de las obras que restan para concluir el proyecto”, mediante “una encomienda de gestión” a Tragsa por parte de la Administración autonómica.

En cualquier caso, para la Delegación del Gobierno andaluz está claro que “el objetivo de la Junta es acabar este proyecto en su totalidad y ponerlo a disposición de los empresarios del sector de congresos y de la ciudadanía”, de modo que, “después de esta primera fase, dotada con 2,8 millones de euros, que va a poner en uso el salón de actos y otras salas más, se llevarán a cabo los trabajos necesarios por la empresa pública para acabar el proyecto en su totalidad”.

RECUPERACIÓN INTEGRAL

A ello ya se refirió, con anterioridad y en declaraciones a Europa Press, la delegada del Gobierno andaluz en Córdoba, Rafi Crespín, quien aseguró que la reforma del Palacio de Congresos no se quedará en culminar la ampliación del plenario, pues no se va a renunciar “a seguir acometiendo obras que vengan a mejorar y aprovechar todas las posibilidades que tiene el Palacio de Congresos”, con sus distintas salas y patios, llevando a cabo para ello “una recuperación integral, por fases, de todo lo que es el Palacio de Congresos”, tal y como lo ha diseñado la Dirección General de Patrimonio de la Junta.

La idea, según señaló Crespín, es “no quedarse en lo que pueda ser acoger algunos congresos, sino que podamos hacer una apuesta y una mejor gestión de ese patrimonio y de ese recurso, poniéndolo al servicio del turismo, en general, no solo al de congresos, siendo eficientes a la hora de gestionar”.

Esas próximas fases de intervención, según indicó Crespín, se desarrollarán a partir de que el Palacio de Congresos esté de nuevo operativo, es decir, dentro de un año, al concluir la primera fase de obras, que ahora se inicia, y esas fases posteriores se llevarán a cabo sin que afecten a la actividad del Palacio de Congresos.

De hecho, la delegada del Gobierno andaluz en Córdoba avanzó que, “en paralelo” al desarrollo de la primera fase de obras del Palacio de Congresos, se pondrá en marcha el proceso para volver a adjudicar la gestión de esta infraestructura, para ponerla cuanto antes al servicio del turismo de congresos.

Etiquetas
stats