La Expiración enriquece su patrimonio

Nuestra Señora del Rosario, el Viernes Santo de 2016 | JUAN A. JIMÉNEZ

Entre otras muchas labores, principalmente las referidas a obra social, las cofradías afrontan de manera continuada el cuidado y enriquecimiento de su patrimonio. En ese sentido, la hermandad de la Expiración dio buena cuenta de un trabajo incesante y que  siempre requiere un importante esfuerzo. La corporación radicada en San Pablo hizo pública en la jornada del viernes una serie de restauraciones de diversos elementos, pertenecientes al paso de palio y a María Santísima del Silencio, así como la ejecución de otras nuevas piezas para su cortejo. En ese capítulo de estrenos destaca también la primera composición dedicada a la mencionada imagen, que acompaña al pie de la Cruz al Santísimo Cristo de la Expiración. Todas las novedades estarán presentes en las calles de Córdoba el próximo Viernes Santo.

Dentro del capítulo de restauraciones se encuentran tres de importancia. Dos de ellas corresponden al paso sobre el que marcha Nuestra Señora del Rosario. Por un lado, la corporación realizó la sustitución de la estructura interna de la candelería, así como la rehabilitación de sus 88 piezas. Por otro, la labor de recuperación tuvo lugar también con los doce varales del palio, de los que además se realizó un ajuste consistente en la sustitución de la base interna de los mismos. Relevante fue igualmente el trabajo efectuado en la corona de María Santísima del Silencio. En este caso, la corporación acometió la limpieza, el afianzamiento de la estructura interna y del puente de sujeción, repuso las estrellas y piedras que faltaban y restauró el pulido y dorado de esta joya cincelada por Francisco Díaz Roncero en plata de ley en los años setenta.

Los estrenos, por otro lado, serán diversos. Todos se podrán observar en el cortejo, excepto uno que está englobado en el apartado musical. Porque la cofradía radicada en San Pablo añadió a su patrimonio en ese plano una nueva composición. Se trata de Sub tutela tua Silentium, pieza de capilla para ser interpretada por oboe, clarinete y fagot, tal y como indicó la propia corporación, a la que dio formó Clemente Mata Ruiz en honor a María Santísima del Silencio. Esta composición tiene un carácter especial para la hermandad de la Expiración, pues es la primera dedicada a la imagen.

También en el capítulo de novedades se encuentran, en efecto, diversos elementos de la comitiva que acompaña a los titulares de la corporación del Viernes Santo. En ese aspecto, el preste estrenará un alba de principios del siglo XX con encajes con motivos florales. También se llevó a cabo la realización del ropón del pertiguero, así como el remate para la pértiga de dicho tramo. La cofradía enriquece su patrimonio también con un juego de diez varas en plata de ley, las cuales fueron diseñadas y ejecutadas por Manuel Valera Pérez. Las piezas elaboradas por el orfebre continúan la línea del resto de varas de la hermandad, con cañón de estilo rococó en la parte superior e inferior y color negro para el resto. La galleta está cincelada igualmente en plata de ley y representa la escena del paso del Santísimo Cristo de la Expiración, de forma que se puede observar la silueta del Crucificado y de María Santísima del Silencio.

Además, en lo que se refiere al cortejo, la corporación también acometió una labor de restauración para su cuerpo de acólitos. En este caso, se llevó a cabo la recuperación y el plateado de dos navetas y cuatro incensarios. La confección de dos sobrepellices para los acólitos turiferarios completó el trabajo en este sentido, si bien cabe añadir el plateado de un copón empleado por la hermandad en sus cultos internos.

Etiquetas
stats