Detectaron 14 deficiencias antes del concierto de Alejandro Sanz

Escenario del concierto de Alejandro Sanz, que se celebró en el verano pasado | MADERO CUBERO
El presidente de la Gerencia autorizó la actuación, en julio de 2013, tras obtener un informe de la Unidad de Protección Civil para un aforo de 10.000 personas en la plaza de toros

Un técnico de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de Córdoba detectó hasta 14 deficiencias antes de la celebración del concierto de Alejandro Sanz, que tuvo lugar en julio del año pasado en la plaza de toros. El concierto fue autorizado por una resolución firmada por el presidente de este organismo autónomo, Luis Martín, tras obtener un informe de la Unidad de Protección Civil y ver que en el expediente se había incluido un seguro de responsabilidad civil. El aforo máximo previsto era de 10.000 personas.

Según el informe que realizó el técnico, antes de la celebración del concierto con motivo del Festival de la Guitarra de Córdoba, la promotora tenía que solventar un total de 14 "anomalías". En primer lugar, detallaba que para la zona del albero y las gradas tenían que aportarse planos de detalle sobre el flujo de evacuación del público "debiendo tenerse en cuenta la hipótesis de bloqueo en pasos obligados y puertas". También reclamaba un "detalle gráfico explicativo" sobre que las escaleras, los pasillos y las barreras de protección cumplían con la normativa.

El técnico también reclamó a la promotora, que había solicitado un aforo de 2.500 personas en el albero y de 7.500 en las gradas, que se instalase una barrera de protección en los graderíos en descenso desde una zona de circulación. Estas barreras deberían tener una altura de 90 centímetros y resistencia como para soportar una avalancha.

El trabajador de la Gerencia reclamaba que se justificase documental y gráficamente que se habían instalado medidas de protección contra incendios, además de que se cumplían las medidas de riesgos laborales.

El técnico también asegura que como el aforo iba a ser superior a 2.500 espectadores era necesario un plan de autoprotección que se ajustase a la normativa vigente. Además, reclamaba que ese plan de autoprotección necesitaba de la aprobación del Servicio de Extinción Municipal de Incendios. También exigía un certificado de solidez estructural en los graderíos que acreditase que estaban preparados para soportar una carga de 400 kilos por metro cuadrado.

En el informe de este técnico (que es distinto al que realizó el informe sobre el concierto de Malú que se suspendió la pasada semana) también reclamaba planos sobre las dimensiones de los huecos de paso, pendientes de las rampas, pasamanos y mostradores y representación de aseos accesible.

El técnico especificaba que las escaleras de la plaza de toros debían tener bandas antideslizantes y pasamanos a ambos lados. En cuanto a las rampas, también reclamaba pasamanos y bandas señalizadores visuales a su inicio y su final.

Por último, presentó dos "observaciones", ya que consideraba que el concierto iba a tener "incidencia medioambiental", sobre todo acústica, sobre las viviendas del entorno de la plaza de toros. Por eso, se solicitaba una "dispensa" al Ayuntamiento ya que "no se podrán cumplir con los niveles máximos de emisión acústica reglamentaria". El informe está fechado el 24 de junio de 2013 (dos semanas antes del concierto).

Etiquetas
Publicado el
4 de octubre de 2014 - 07:16 h
stats